cris

cris
Con Cristina.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Epopeyas Nacionales, hoy: Exilio en Suecia parte III.

Las extrañas aventuras de un criollo limpiándoles el culo a los ancianos europeos. Y haciendo amistad con los indígenas. Además descubrimos


como, finalmente, ligar señoritas en países extranjeros.

Esto viene de:


http://elhombre3.blogspot.com/2009/09/misterios-argentinos-hoy-el-exilio-en.html

http://elhombre3.blogspot.com/2009/09/misterios-del-exilio-hoy-en-suecia.html

El problema que se me presentaba era que, de la guita de subsidio-préstamo, que me daban para estudiar, una vez que pagaba la escuela, no me quedaba ni para cigarrillos. Me tenía que buscar un laburo pero no se podía salir de la escuela sin un vehículo. Me compré una moto en cuotas, te las vendían a sola firma, y me conseguí un laburo para repartir diarios de madrugada. Me levantaba a las 3 de la matina y me habían enseñado a ponerme, justamente, papel de diario debajo de la campera. En invierno nunca tuve frío, dentro de una casa, suelen tener algún sistema de calefacción central que casi no se ve. Pero frío no tenes nunca. Lo que de veras jode en esas latitudes es la oscuridad. El sol desaparece a fines de agosto o en septiembre, en enero sale el sol pero el día dura 4 o 5 horas y empezas a ver luz otra vez, cuando el hielo se va, en abril. Hace un tiempo hablaba con un amigo que, todavía, vive por allá y le decía que, cuando estuve de joven, no me molestó pero que, ya de viejo, un invierno nórdico no me lo bancaria. Tampoco iría a hacer ski a la nieve ni que me paguen. Incluso, en esos días de calor molestos de BA, siento que camino bajo el sol y todo me parece una maravilla. Ahora del paseito de madrugada con la moto venía como si me hubiera topado con el capitán frío, ya saben el de batman.
Una vez que tuve la moto, los muchachos del PRT me engancharon para repartir una publicación que hacían los cumpas, creo que en Norteamérica. Cosa rara puesto que, al PRT, se lo relacionaba con los Partidos Comunistas y estos no eran bienvenidos a los states. Para recibirte, me contaron, pintaban unos agentes del FBI o que-se-yo-que y te preguntaban si tenías que ver con el PC, cualquiera de ellos y, si decías que si, te rebotaban. A los que recibían sin problemas era a los peronistas, por ese error, ahora tienen un presidente peronista. Dios los castigó. O mejor dicho el populismo.
Ese fue el mejor momento del exilio. Muchos cumpas latinoamericanos no recibían publicaciones en castellano y el diario que repartíamos traía bastantes noticias de los distintos países. No me acuerdo como se llamaba la publicación. La gente la recibía muy contenta y me trataban re bien. De cualquier modo la colonia latinoamericana de Växjö estaba dividida. Lo raro era que no estaba dividida por países, ni por partidos políticos, era más inexplicable pero, según recuerdo, los uruguayos del PC estaban junto con los chilenos del MIR versus los yoruguas de los tupas y el PC de chile. Los argentinos, cosa bastante usual, nos llevábamos bien con todos. Por ejemplo había dos equipos de fútbol y yo, para que nadie se ofenda, jugaba para los dos.
Así es la vida, cuando uno conoce a la izquierda latinoamericana termina extrañando a los peronistas.


Una vez llegado el verano había que dejar la escuela, de modo que me conseguí una pieza, como de costumbre


era de lujo. Conseguí el laburo para el cual están destinados los inmigrantes que es el de limpiar culos de ancianos en el geriátrico. Que lindo Europa.


Igual, y viendo que los viejitos corrían cierto riesgo, me pusieron a limpiar los pisos. El geriátrico estaba enfrente de un lago con una playita solitaria. Me acuerdo que había un cumpa iraní, lo más parecido que he visto a un peronista sin que fuera compatriota, el iraní llevaba barba y un coqueto turbante, los viejitos estaban aterrorizados. Debían pensar que estaban en el infierno musulmán. Otro de los personajes internados, no todo era geriátrico, era un no-tan-cumpa llamado Miguelito. Miguelito estaba internado por su adicción a la heroína y los latinoamericanos le tenían pánico, lo más suave que decían era que se trataba de un asesino despiadado. Inteligente se ve que era, porque en el loquero lo trataban como a un duque. La verdad nunca tuve problemas con Miguelito, éramos más bien compinches. En cambio con tipos que eran pilares de la comunidad me llevaba a las patadas. Es inexplicable como llegué a viejo con la manera de ser que tengo.
No me pareció que los viejitos estuvieran seniles aunque no soy un experto, simplemente me pareció que todos esos ancianos suecos estaban solos, en general nadie los visitaba. También estaba el pabellón de los asesinos donde entrabas a limpiar con una alarma. La verdad, los locos asesinos estaban falopeados a niveles de lobotomía y no eran peligrosos, mejor porque eran tipos inmensos, parecían todos físico culturistas. Lo mejor que me pasó ese verano fue conocer a Astrid, que, esta si, era lo que se podía esperar de una sueca. Limpiaba pisos junto conmigo pero era estudiante de antropología social. Nos hicimos amigos casi instantáneamente. En cuanto empezamos a hablar me di cuenta de que todo era un lamentable malentendido, me preguntó por los Quilapayun y yo le dije, bastante contrito, que, lo que más escuchaba últimamente, era Lou Reed. A partir de ahí casi todo lo que decía la hacía cagarse de la risa. Las ideas que tenían los gringos sobre nuestros países eran cómicas, además mi acento aporteñado era un verdadero éxito. Las enfermeras viejas que nos controlaban nos permitían hacer cualquier cosa. Tenían un piano y Astrid tocaba el piano y cantaba para los veteranos. Me acuerdo que nos escapábamos del laburo y nos íbamos a pescar al lago. En la pausa del mediodía, en vez de quedarnos a comer la sopa aguachenta, nos subíamos a la moto y nos rajábamos a la pizzería del pueblo. La muchacha esperaba que le hablase de los indios y yo, los únicos que conocía, eran los de la barra brava de Chacarita, tribu difícil, si las hay. El único indio-indio que conocí en mi vida era un cumpa peruano vecino de Växjö. Me invitó a su casa, nunca me han tratado mejor, comimos una comida con porotos marrones con una salsa picante y bebimos pisco. Hablaba mejor sueco que castellano. No le busquen explicación, con los latinoamericanos no se juntaba pero conmigo, un porteño de clase media que escuchaba Génesis, se llevaba bárbaro.
Ese pueblo era todo un lugar, no he visto nada igual. Un pueblo de 60 mil habitantes con una minoría de 300, 400 o 500 sudamericanos. Era como un experimento. Me gustaría volver a pasar por ahí. ¿Habrán sido, los sudacas, asimilados y el pueblo se ve como cualquier otro del sur de Suecia? ¿Se habrá creado una especie de cultura mixta alienígena? ¿O seguirán las cosas como eran hace décadas, un pueblo sueco con un gueto de trabajadores baratos latinos?
Conocí tanta gente en Växjö.
Gente que había sido militante y que no podía bancarse estar ahí haciendo laburos de mierda. Gente que había encontrado, en un buen laburo y un departamento con buenos muebles, la felicidad. Pibes que vivían para divertirse, tal vez demasiado seguros de que no había un mañana. Los muchachos del PC que viajaban de peregrinación a la Unión Soviética. El que había conocido a la sueca de su vida e intentaba convencer, a la gringa escéptica, de venirse a vivir a esta desastrosa y divertida tierra nuestra.

Por cierto al tipo que más vi ganar mujeres, en aquellos parajes vikingos fue a un cumpa oriental, tenía un aire a Pepe Mujica con 50 años menos, y simulaba ser recién llegado y no hablar una palabra de sueco. Movía los dedos y decía: "¡Ir! ¡Dirección!" y mostraba un papelito. Los jóvenes ranas que están en la dulce edad, de la prueba y error, del levante, vístanse con una pollera escocesa y salgan a la cancha diciendo eso en ingles y moviendo los deditos. Nunca se sabe.


Rinti: "Durante el rodaje de "Bajos Instintos" Sharon Stone me mordió varias veces. Son riesgos de la Profesión"

rr

A los nuevos defensores de los obreros nunca los vimos por el barrio. Hay citas a las que no se puede llegar tarde.

Aprovechen muchachos la FAA de Buzzi te ofrece cualquier cosa por crear un partido zurdo anti K.

Que terrible va a ser la vida sin TN.

Los que mandan comentarios furiosos sobre Terrabusi... ¿No serán vulgares gorilas de Cobos? ¿No?

1 comentario:

  1. Son muy buenas estas crónicas. Literatura de muy buen nivel.

    ResponderEliminar

Piensa mal y acertarás