cris

cris
Con Cristina.

jueves, 9 de abril de 2020

Que la pandemia haya llegado sin Macri al comando es una verdadera tragedia.

¿Se imaginan que piola hubiera sido? Primero se hubiera negado todo ¡qué carajo de pandemia ni que mierda!

Flaibondi hubiese armado una oferta especial, por 100 dólares una recorrida por Italia, con estadia en el hotel “Il Moribondo”, con vista a “Piazza di gli Spectre”, visitando al cementerio “Il campite di gli contagiato”, etcétera.

Hubieran llegado los aviones llenos con gente afiebrada pero feliz ¿por qué no? La vida es una sola y hay que disfrutarla. Los recién llegados de su viaje hubiese armado grande fiestas con carnaval carioca, garotinhos.

Se hubiese armado una hermosa fiesta por las calles, el gobierno hubiese declarado que contagiarse es bueno, que los ancianos y los diabéticos hinchan las pelotas, que están mejor muertos pero no con esas palabras, se puede usar, por ejemplo, que “van a ir a un lugar mejor”, que “lamentablemente”, que “en la guerra siempre hay bajas” o que “a todo el mundo le llega, giles”.

Se hubiera contagiado hasta el loro pero nadie se hubiera enterado, solamente esos 4 zurdos mentirosos, apocalípticos de mierda hubieran salido a decir que había muertos por todos lados.

El gobierno, para evitar el pánico, hubiese cerrado los hospitales y con esa simple medida se podría haber ahorrado para comprar, en Israel, vehículos blindados, con bombas radiactivas, para proteger a los barrios de la gente bien y para invadir Venezuela.

Las fábricas de cajones de cartón hubiesen hecho negocio y se hubieran fugado la guita.

Y para tapar el escándalo más kerneristas hubiesen ido en cana con pruebas aportadas por Lilita Carrió, D’alessio y Baby Etchecopar.

Los periodistas millonarios independientes inician una gran jornada masiva de solidaridad, la guita recaudada desaparece misteriosamente.

Una vez que hubiera una cifra razonable de contagiados, no sé, puede ser un millón, 2 o 3 o lo que sea, hubiese llegado el momento de decretar el pánico general.

¿Cómo se establece la ley de pánico general? Con órdenes contradictorias, el municipio declara prohibición de transitar, los medios llaman a andar paseándose, el gobierno macrista, según quien hable, aprueba los barbijos o los prohíbe.

Se ordena a todo el mundo ir a laburar, como sea, mientras se prohíbe salir a la calle.

Los grandes comerciantes esconden los alimentos, los vecinos se unen para reventar los depósitos, la policía, medio ahogada por el virus, reprime con francotiradores que matan a los que no intervinieron.

Se decide otra reducción de emergencia de las jubilaciones.

De noche y en silencio excavadoras, las que se usaban para buscar el tesoro de Cristina en el sur, hacen un pozo de kilómetros de profundidad y, los finados, en cajas de cartón o esas de maderita que se usan para las hortalizas, van hacia su última morada. Sobre todo eso: morada.

Los milicos genocidas son convocados para organizar nuevos vuelos de turismo sin retorno sobre el río de la plata.

Se imponen aumentos urgentes para salvar a Edesur, o no se sabe quién carajo, el ejército sale a la calle a cortarles la luz a los morosos.

Macri, y los 4 sátrapas que están con él, hacen lo mismo que ahora, se esconden y esperan su momento para volver a confundir a los eternamente confundidos de la clase media.

En fin, siempre he creído que del gobierno de Macri nos faltó ver lo mejor. Mejor dicho, lo mismo pero más rápido.

lunes, 6 de abril de 2020

Enciclopedia de la rebelión de Kronstadt (1921). Revolución Rusa 54.

Hambre y necesidad en la República Socialista.

A partir de la firma de la paz con Polonia en octubre de 1920, las guerras en la periferia se van terminando. Los territorios del antiguo imperio ruso han estado en guerra desde 1914. En la perspectiva de Lenin, de octubre del 17, podrían haber pasado 2 cosas, que el soviet fuera aplastado por el imperialismo o que se desatara una revolución europea. No pasó ninguna de las 2 cosas. Para 1921 el gobierno del soviet está firmando tratados de paz y de reconocimiento con los países limítrofes. Pero el país soviético estaba destrozado. En la guerra civil se cuentan 10 millones de muertos, la mayor parte por hambrunas y pestes. El comunismo de guerra estaba basado en llevarse todo el excedente de los campesinos, incluso lo que no era tan excedente. Los campesinos estaban sin azúcar, sal, kerosén y ni hablar de productos industrializados. El área cultivada y la producción agrícola declinaron en un 40 %. Sin embargo durante la guerra temían más al regreso de los blancos que a las requisiciones bolcheviques. Al terminar la guerra los campesinos se rebelaron en la periferia, Ucrania, el Volga, donde el poder soviético era más débil. Después, como si esto fuera poco, estaba el problema de los soldados desmovilizados, en esto la situación de varios países europeos era similar. De alguna manera la situación era peor ahora, porque la guerra se libraba contra un enemigo sin rostro, sin consignas y sin programa. En febrero de 1921 la CHEKA informó de 118 levantamientos.
La peor revuelta sucedió en Tambov donde un tal Antonov, Antonov un SR que había pasado más de 10 años preso por el zarismo, en 1919 huyó a los bosques, formó una banda de desertores, SR y campesinos, se dedicaron a asesinar funcionarios y a asaltar granjas estatales. Para mediados de 1920 Antonov contaba con entre 14 a 18 mil hombres, había creado la Unión de Campesinos Trabajadores, que carecía de un programa político específico, lo que, francamente, se agradece, a partir de octubre del 20 se enfrentan con los soldados de la zona en una serie de batallas, la rebelión se expande. Para enero del 21 contaban con 50 mil partisanos, eran 2 ejércitos con 21 regimientos. Para esa época llega Félix Dzerzhinski para saludarlos. En marzo el soviet declaró una amnistía para los rebeldes que se entregaran. En abril Lenin le ordena a Tujachevski reprimir la revuelta. Usaron un ejército entero y entre mayo y junio vencieron a los insurrectos en varias batallas, Antonov anduvo escondido murió luchando el 24 de junio del 22.
Tal parece ¡epa! que Antonov no era el líder de la sublevación campesina sino un tal Piotr Tokmakov, al que no lo ponen porque era un oficial del ejército zarista, lo que le quita bastante briio a la rebelión campesina.
Los campesinos estaban cabreros, para fines de 1920 el soviet se había visto anegado de peticiones sobre suspender las requisiciones compulsivas, en lugar de eso pedían un impuesto, cosas muy razonables… en un país capitalista. En diciembre del 20 el 8avo congreso de los soviets aprobó un plan que iba, todavía más, hacia la compulsión de sembrar. Todo parece indicar que, en ese momento, Lenin se aviva de que, el socialismo, es cosa de varias generaciones.
En las ciudades las cosas no estaban mejor que en el campo, se producía ¼ del carbón que antes de la guerra, 1/3 del petróleo y el 3 % del acero. El país se encontraba bloqueado del exterior y la red de trenes y el transporte estaban destruidos. La caída del sistema de transporte a su vez generaba hambruna.
Se puede hablar del Apocalipsis ruso.
Los obreros recibían raciones de pan negro, iban desde los 800 grs. para tipos que laburaban en fundiciones a los 400 y hasta 200 grs. para los pinches. Para fines de 1920 la calle estaba llena de vendedores que compraban comida en los pueblos y se la vendían a la gente de las ciudades. En 1920 el pan tuvo 10 aumentos. Había hiperinflación. Entre octubre de 1917 y agosto de 1920 la población de Petrogrado pasó de 2 millones y medio a 750 mil.
La gente escapaba del hambre de las ciudades yéndose al campo. El invierno de 1920-21 fue particularmente frío, las viviendas, las fábricas y las oficinas no pudieron calefaccionarse por falta de petróleo. Para frenar a los desesperados, que transaban con alimentos, el gobierno socialista puso destacamentos armados que controlaban el paso a las ciudades. A instancias de Trotsky, entre otros, se buscó militarizar el trabajo, también llevaron a las fábricas a soldados del ejército rojo. Los sindicatos protestaron. La militarización era, en parte, consecuencia del fracaso de la autogestión, los obreros no fueron capaces de controlar, por si solos, las empresas. Por cierto que eso no tiene porque ser así en todas las épocas y todos los lugares. A partir de junio de 1918 se nacionalizaron las grandes empresas. En muchos casos reaparecieron los “especialistas burgueses” acompañados de los burócratas. Muchos vieron lo que había visto Lenin, el camino del socialismo resultaría complicado, mucha gente reaccionó con furia, y descubrieron la gran verdad que tratamos de trasmitir contando la historia de la revolución: que toda la culpa la tenemos los judíos.
En ese mismo momento dic 1920 marzo 1921, los comunistas se hallaban divididos en 2 tendencias, unos eran los que querían sindicatos bajo control del estado (Trotsky) y otros los que se hacían llamar “Oposición Obrera” y que querían, al menos en parte, volver a la autogestión. La posición de Lenin podía definirse como intermedia, sindicatos libres sin autogestión.
En el octavo congreso de los soviets todavía tuvo derecho a la palabra nuestro viejo conocido el menchevique Dan y un SR de izq. que había sido ministro de justicia durante el co-gobierno bolche-SR, reclamaban por las libertades perdidas y pedían el regreso de la “democracia soviética”. Cómo podía el soviet traer bienestar económico dejando a los soviets locales hacer y profundizando la autogestión, es un gran misterio.
El 22 de enero de 1921 el gobierno soviético anunció la reducción de las raciones de pan en 1/3, en los primeros días de febrero no llegó a Moscú ni un solo tren con trigo. En la misma Moscú hubo reuniones en las fábricas que pedían por “trabajo libre”, los enviados del soviet a discutir con los obreros fueron maltratados.
Multitudes salieron a la calle, algunos pedían el “libre comercio”, otros reclamaban derechos y libertades, otros pedían la famosa Asamblea Constituyente y otros protestaban contra los… judíos.
En Petrogrado la situación era, si cabe, peor, la gente marchaba por los bosques cortando árboles para la leña, empezó una campaña de rumores, se hablaba acerca de los privilegios de los comunistas y afines. El 23 de febrero se celebró una asamblea en uno de los centros metalúrgicos, pidieron ropa de invierno. El 25 los metalúrgicos volvieron a salir, fueron seguidos por otros trabajadores, se decía que otros trabajadores habían sido reprimidos y muertos, lo que no era cierto. El bolchevique al mando de la ciudad era Zinoviev, no justamente un modelo de militante proletario, creo un comité de defensa revolucionario en cada distrito, puso el toque de queda y prohibió reuniones en las calles. El gobierno decía que agentes extranjeros se habían metido en la ciudad para hacer agitación. Los bolches acusaron a los agitadores por ser gente que se ocupaba nada más que “de su propio bienestar”. Los metalúrgicos perdieron su trabajo.
Las protestas no se detuvieron. Fueron adquiriendo un carácter político, los mencheviques, legales y en la calle, distribuían propaganda, usaban sectores de la aristocracia obrera que les eran favorables, pedían cosas que jamás, en estos 100 años transcurridos, le han pedido a ningún gobierno de derecha. Me imagino la felicidad de los comisarios del ejército rojo, que lucharon en Siberia, en el desierto y en el ártico, cuando tipos que se habían quedado en su casa los acusaban de “traicionar a la revolución”. Los mencheviques evitaban toda mención a la lucha armada pero, los SR, no eran del mismo parecer, pedían el retorno de la Asamblea Constituyente y la propaganda no se diferenciaba de la de los blancos.
Durante esos días los bolcheviques de Petrogrado decretaron, en la práctica, el estado de sitio y el toque de queda. La CHEKA efectuó cerca de 500 arrestos, en particular de mencheviques. La otra arma de los rojos fue usar la militancia que recorrió la ciudad, los rojos identificaban a los movimientos de protesta con los blancos. Hubo también un aumento en las raciones y se permitió a los trabajadores salir a buscar comida al interior, la “patrulla de caminos” que controlaba los viajes a la provincia fue retirada el 19 de marzo.

Un paseo por Kronstadt.

Kronstadt era una ciudad fortificada, construida por Pedro el Grande, en una isla que estaba a 30 km de Petrogrado. Lo esencial de Kronstadt es que es prácticamente inexpugnable. En el medio de la ciudad fortificada había una plaza, el lugar estaba poblado por 50 mil personas, la mitad comprendía a tripulantes de la flota y a los artilleros que eran pocos. El marinero de aquellos tiempos, en Rusia, era un personaje loco y rebelde, con revueltas, por causas por demás justificadas, que terminan en saqueos y quilombo. Y, como no nos vamos a cansar de repetir, no es lo mismo ser rebelde que revolucionario.
En la revolución de febrero del 17 los marineros ejecutaron a 40 oficiales, que muy probablemente se lo tuvieran merecido pero uno sospecha que, matar sin un juicio previo, no es un alto nivel de conciencia.
En mayo de 1917 el soviet de Kronstadt se independizó y formó una comuna a la manera de la comuna de Paris, se autogestionaba totalmente y era como la isla de la fantasía. En agosto del 17 salieron en defensa de la revolución contra el golpe de Kornilov. En octubre participaron de la insurrección.
Durante la guerra civil más de 40 mil marineros de la flota pelearon para los rojos. En 1918 el gobierno soviético reemplazó al mando autónomo del báltico por comisarios del partido. En abril varios buques del báltico protestaron contra la paz de Brest-litovsk, muchos marineros se unieron a los SR de izquierda que intentaron un golpe en julio. En octubre un amotinamiento tuvo que ser sofocado por el ejército rojo.
Otro motivo de protestas era la caída de los comités revolucionarios y el reestablecimiento de la cadena de mando y la disciplina. Hay gente que quiere pelear por la revolución pero cuando tengan ganas y de la manera que les parezca, después, por algún motivo, más bien por ese motivo, la revolución pierde y nos matan a todos junto con nuestras familias pero, eso si, sin dogmatismo.
Además con el final de la guerra muchos recibieron licencias para volver a sus casas, pudieron ver el hambre y las rebeliones en directo. A fines de 1920 se produjo una epidemia de escorbuto en la flota. En el invierno 1920-21 aumentó la deserción y los marineros que renunciaban al partido. En Kronstadt, la mitad renunció.
Para colmo la postura del soviet respecto a la flota tampoco era coherente, Zinoviev y Trotsky luchaban a muerte por el control.
En diciembre del año 20 muchos marineros se retiraron de una asamblea en la base naval de Petrogrado. El 15 de febrero del 21 se reunió la conferencia de comunistas de la flota, pedían más democracia y más contacto con el pueblo en línea con Zinoviev.
Y si no había reformas habría una sublevación. En Kronstadt se enteraron de la oleada de huelgas y también fueron “bombardeados” por una campaña de rumores sobre manifestaciones baleadas y asesinatos de líderes huelguistas. La posverdad. Para ese momento ya había, probablemente, un grupo activo en Kronstadt que estaba en contacto con el “Centro”.
El día 26 las tripulaciones de los barcos Petropavlovsk y Sebastopol se reunieron y enviaron una delegación a Petrogrado para averiguar que pasaba, encontraron las fábricas rodeadas de tropas pero no las masacres que había informado la contra, el 28 presentaron ante las tripulaciones el informe y votaron una declaración política, básicamente, volver a votar los soviets, en nuevas condiciones donde sindicatos y organizaciones campesinas anticomunistas pudieran ajustar cuentas con los bolches, liberar a mencheviques y SR presos, dejarles la tierra a los campesinos sin mayores obligaciones, prácticamente nada de lo que pedían tenía que ver con la flota, era, pura y simplemente el fin del partido comunista y de su influencia, algunos podrán discutirlo, al fin y al cabo es gratis, pero, aun con todos sus graves defectos, sin partido no hay soviet ni revolución. Bueno, la declaración de los marineros de Kronstadt es eso, los pequeño burgueses se cansaron de jugar a la revolución, que vuelvan los que te jedi .

Rebelión en la granja.

El día 1ero de marzo hubo una reunión en la plaza de Kronstadt, por el lado de los bolcheviques habló Kalinin el presidente de la república soviética. Cuando quiso hablar recibió burlas, los trolls tampoco son nada nuevo. Después tuvo la palabra el jefe de la flota Kuzmin, habla de la guerra civil, dice que la revolución siempre termina por matar a los traidores, en realidad prometió matarlos a todos, fue expulsado en medio de abucheos. Los militantes del partido, estaban o deberían haber estado en la asamblea pero se los vio poco y nada excepto a Vasiliev, que era el jefe de los rojos de la isla. En la reunión aparece un tal Petrichenko. Petrichencko era de origen ucraniano, tenía 30 años, era un marino experimentado. La declaración del 28 es aprobada por abrumadora mayoría, enviaron 30 delegados a Petrogrado los que fueron detenidos y de los que nunca se volvió a saber. Kalinin fue detenido por los insurrectos y muchos querían meterlo en cana pero lo dejaron ir, a fin de cuentas estamos ante partidarios de la libertad.
Al día siguiente se efectuó la elección del soviet, a los bolcheviques no se les permitió hablar, en la principal guarnición, el comisario bolchevique fue interrumpido por el general zarista Kozlovsky, le dijo: “Se les terminó la época. Ahora yo voy a hacer lo que hay que hacer”.
La conferencia se reunió en la Casa de la Educación, al parecer el edificio más imponente de Kronstadt, estaba custodiado por marineros armados, para “orientar a los delegados”. Presidía el camarada Petrichenko. Los primeros en hablar fueron Kuzmin y Vasiliev. Kuzmin les recordó que la republica todavía se hallaba en estado de guerra con Polonia, una rebelión podía tentarlos a intervenir. Que Petrogrado estaba en paz y que no había ninguna revuelta en curso. Kuzmin les dijo que podían fusilarlo si querían pero que los bolcheviques lucharían hasta el final. Esto último hizo enfurecer a los marineros, los dirigentes bolcheviques fueron arrestados.
Pero eso no fue todo, apareció un marinero que dijo que venían vagones llenos de bolcheviques para disolver la reunión, de ese modo, que nos parece sospechoso, no es la primera vez que en una asamblea te manipulan con un par de gritos, la elección para el soviet se suspendió y se estableció un Comité Revolucionario Provisional, por cierto que demócratas que no fueron electos. En realidad lo que estaba pasando era al revés, los comunistas abandonaban Kronstadt, los que no lo hicieron fueron en cana. El comité revolucionario actuó más o menos como actuaron los comités revolucionarios de los bolcheviques en el año 17, ocuparon la central telefónica, los depósitos de alimentos, la planta de agua, la electricidad, etc. Todos los buques, los fuertes y baterías reconocieron al comité. Copias de la resolución del día 28 fueron enviadas a ciudades vecinas. Los insurrectos publican a partir del día siguiente, el 3, un diarito, en él Petrichenko anuncia una nueva revolución.
El problema para el soviet era que los marineros de Kronstadt tenían prestigio, les venía del año 17, donde habían participado de la insurrección de octubre. Lo que decían los bolcheviques era que estos marineros no eran los mismos de 1917, no solamente en el sentido de que los luchadores más esclarecidos de 1917 ya no estaban en Kronstadt, todo el mundo admite el número de 40 mil marineros que habían ido al frente en la guerra civil, sino que los nuevos reclutas no tenían el mismo origen y la misma posición que los de 1917.
Para empezar los marineros de 1917 venían, en su mayor parte, de la clase obrera, los de 1921 eran campesinos. De 1917 quedaban los veteranos, algunos de antes de 1917 incluso de antes de la guerra mundial, que no habían participado en el frente de la guerra civil. Patrichenko era un empleado de categoría en un buque de guerra, ojo, zurditos, con enamorarse de la aristocracia obrera. En la dirección del movimiento de Kronstadt brillan los ucranianos, Patrichenko afirma que ¾ parte son de Ucrania, incluso algunos habían peleado contra los bolcheviques en el sur. El mismo Patrichenko había sido arrestado por actividades contrarrevolucionarias.
Los soviéticos decían que la sublevación de Kronstadt había sido planeada, de antemano, y tenían razón, 20 días antes del 3 de marzo de 1921 Burtsev, una especie de periodista de investigación, especializado en su época en revelar a los infiltrados zaristas y que estaba en contra de los bolcheviques, publicó un informe que narraba todo lo que iba a suceder en el levantamiento. Bursev estaba en contacto con un grupo blanco llamado “Centro Nacional” que tenía su sede en Paris, hay pruebas de que ese tal Centro preparó la insurrección de los marineros. El Centro también estuvo implicado con Yudenich y el ejército del noroeste. Recordemos de paso que en 1921 Wrangel todavía tenía un ejército de 80 mil soldados en Bulgaria y Serbia, bajo la protección de los franceses.
Los alzados respondieron afirmando su indudable origen proletario, sin embargo estaba este tal Kozlovski, el general zarista que era jefe de artillería y que, tal vez no era tan proletario. Con él venían 3 ex oficiales zaristas más que se pusieron a las órdenes de los marineros proletarios pero ya no tan rojos.
Kozlovski, el 2 de marzo, elaboró, junto a sus oficiales, un plan para desembarcar de inmediato en Oraniembaum, apoderarse de equipo militar y avanzar hacia Petrogrado. Sin embargo no hay evidencia de que tuviera influencia política, tampoco es que esto fuera necesario, los consejos militares de Kozlovski eran excelentes, si le hubieran hecho caso, las cosas se hubieran puesto mucho más comprometidas para el poder soviético. Lo que hicieron fue ir a Oraniembaum, el 2 de marzo, con un grupo pequeño, los estaban esperando con ametralladoras.
Aunque los rebeldes de Kronstadt afirmaban hallarse en el lado opuesto de los emigrados blancos, los blancos se pusieron a favor de la revuelta de inmediato. Otra lección queridos amigos, ojímetro de quien se pone de tu lado, cuando los que te dije te defienden, por algo será.
En Finlandia se formó un comité para recolectar fondos, la guita de los franceses. Los yanquis no quisieron meterse y los ingleses esperaban firmar convenios con el soviet. La cruz roja debía canalizar la ayuda, básicamente alimentos, para los rebeldes pero la actitud finlandesa fue cautelosa, evaluaban que la rebelión no iba a prosperar.
El 13 de marzo Petrichenko telegrafió a un agente blanco en Finlandia pidiendo alimentos. El 16 de marzo los representantes del Centro en Finlandia, uno de ellos un capitán zarista, cruzaron el hielo hasta Kronstadt presentándose como Cruz Roja Rusa. Al final, sin embargo, unas toneladas de harina y tocino contrabandeadas terminaron en manos de los bolcheviques, que se comieron unos sanguches de mondiola. Los SR también intentaron ayudar, incluso con más criterio que el Centro, al frente estaba un viejo conocido de los seguidores de este blog: Viktor Chernov que saludó a los rebeldes desde Reval el mensaje dice: “¡Abajo el despotismo de derecha e izquierda!”. No aclara, sin embargo, si está a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo. Los mencheviques no participaron, les gusta matar gente desde oficinas y usando decretazos, lo que los convierte en un partido de avanzada.
Una vez vencida la sublevación, los marineros revolucionarios, Petrichenko y sus amigos, le ofrecieron sus servicios, nunca mejor expresado, a Wrangel, el ofrecimiento contenía un programa revolucionario de 6 puntos, decía: “todo el poder a los soviets pero no a los partidos”. Wrangel aceptó, encantado. Cuando se habla con sinceridad la gente se entiende.
Petrichenko formó un grupo con marineros exilados que se infiltraron en Petrogrado, con el soviet no se jodía y terminaron todos presos.
Lenin y sus muchachos dijeron que si bien había parte de intervención imperialista y de los blancos se trataba de “una rebelión pequeño burguesa contra el sistema socialista”.

La crítica de las armas.

La situación de ruina y hambruna del país convertía a los insurrectos de Kronstadt en muy peligrosos para el soviet, eso lo sabían los bolches que empezaron una campaña furiosa de propaganda y a reunir tropas y lo sabían los blancos en el exilio que tenían la perspectiva de reiniciar la guerra civil.
A pesar de todo lo que vimos, los líderes bolcheviques del 10mo congreso, sentían a los marineros de Kronstadt como hermanos confundidos. Durante la 1era semana el soviet se limitó a hacer llamados al diálogo y a pedir que depusieran las armas. Sin embargo todos los militantes recibieron caños y escopetas, no sea cosa de que...
El 3 de marzo llegó a Petrogrado un tren con alumnos de la escuela de oficiales del soviet y artillería. En Oranienbaum 45 oficiales que se habían puesto del lado de los rebeldes fueron fusilados. Los mensajeros enviados a difundir la rebelión en el continente fueron todos en cana.
Los rebeldes decidieron mantenerse a la defensiva, después de todo estaban en una fortaleza con 135 cañones, 68 ametralladoras, rodeada de murallas y de hielo. Protegían la ciudad 2 buques acorazados modernos con cañones de 129 mm. Contaban con 13 mil marineros y soldados más 2 mil reclutados entre la población civil.
El 4 de marzo se celebró una reunión del soviet, Zinoviev y Kalinin denunciaron la revuelta como un complot blanco. Los partidarios de los rebeldes hicieron uso de la palabra, la resolución exhortaba a los marineros a entregarse al soviet o si no…
Trotsky, al que se supone de un gran prestigio en Petrogrado, como de costumbre, llegó tarde, el 5 de marzo y emitió un comunicado ofreciendo clemencia para los que se rindieran. Los rebeldes contestaron que no necesitaban de la clemencia de Trotsky.
El primer ataque bolchevique fue un volante lanzado desde aviones, decía que Kozlovzky y Petrichenko escaparían a Finlandia y los dejarían plantados. Las familias de los rebeldes fueron tomadas como rehenes.
Aun así todavía hubo gestos de reconciliación, el soviet de Petrogrado pidió permiso para que delegados del soviet fueran a Kronstadt para ver que pasaba y negociar, los rebeldes, uno piensa que los líderes ya estaban seguros de que querían una masacre, se negaron a recibirlos.
El 7 de marzo vencieron todos los plazos, el oficial al mando del ejército rojo era Tujachevsky. El ejército de la zona de Petrogrado era el 7mo, estaban a punto de ser desmovilizados. A las 18:45 baterías en el lado norte abrieron fuego contra los rebeldes. En Petrogrado oían claramente los cañones. Al día siguiente al amanecer los rojos atacaron, en medio de una tormenta de nieve, fueron recibidos con artillería y metras. Los cañonazos quebraron el hielo y los bolches se hundieron en el agua helada. Algunos soldados se unieron a los rebeldes. Unos pocos lograron llegar frente a las murallas y fueron obligados a retirarse. Aviones del soviet bombardearon pero sin mucho resultado.

Los rebeldes de Kronstadt no eran anarquistas.

La ideología casi-oficial de los rebeldes de Kronstadt es SR, de la fracción Maximalista, un grupo de esos que celebra sus congresos en una cabina telefónica, el ideólogo era un tal Lamanov. Querían, es un ejemplo malicioso pero aclara mucho los tantos, “soviets sin partidos” pero criticaban a los bolcheviques por haberse largado a gobernar “excluyendo a los otros partidos socialistas”. Defendían a los pequeños campesinos, a uno que es un mal pensado le parece que los verdaderos sujetos no eran campesinos tan pequeños, frente a las odiosas “granjas estatales”. Tampoco estaban a favor de las empresas estatales ni de las nacionalizaciones.
Todo eso condimentado con la picardía de retener todos los símbolos del estado soviético. La oposición armada, presuntamente de izquierda, a un gobierno de izquierda no es ningún invento novedoso.
Después tenemos a los escritores que nos cuentan que los 15 días que duró el alzamiento de Kronstadt fueron unos días felices, “de una enorme exaltación espiritual”. Quien no se va a sentir entusiasmado de que todos, los más de 300 comunistas y afines de Kronstadt, hayan ido presos. Un escritor nos aclara que incluso los bolches presos tenían, ahora, el derecho de debatir libremente.
¿Qué importa estar en cana si disponés de la divina libertad de hablar las pajerías que se te ocurran?
Muchos antiguos comunistas con prestigio, tipos intelectuales de clase media, se prestaron al juego de los rebeldes. Uno supone que pertenecían al partido más grande y revolucionario que existe: el Partido de los que están a favor de los que ganan. Cuando empezó la rebelión unos 200 bolches decidieron que no era el momento para hacerse los héroes y abandonó la isla. Sin embargo un tal Ilyin se la jugó, simuló colaborar con los rebeldes mientras les mandaba informes a los rojos. Los rebeldes tuvieron una conducta ejemplar hacia sus prisioneros y con los comunistas, uno, que es bastante malito, sospecha que fue gracias a que los soviéticos mantenían a las familias de los rebeldes como rehenes.
El gobierno soviético había creído que bastaba con acercarse a la isla para que la resistencia cediera, el día 8 de marzo el ataque resultó a media máquina y con tropas que no tuvieron aguante. Era hora de que el soviet mostrara sus músculos, desde todas partes del país soviético llegaron pibes de la juventud comunista, cantando la Internacional y algunos chinos, por algún motivo a los chinos siempre les tienen miedo.
En esos días, como ya dijimos, se celebraba el 10mo congreso del PC, 300 delegados se ofrecieron de voluntarios. Piénsenlo, se ofrecieron de voluntarios para asaltar una fortaleza erizada de cañones a través de un mar congelado.
El día 9 la ración de los rebeldes era de 100 gramos.
El día 10 aviones del soviet bombardearon la fortaleza. El día 11 hubo un intento desde el sur que fue rechazado con grandes pérdidas. El día 14 un destacamento atacó de madrugada dejando mucho heridos y muertos en el hielo.
El día 15 Lenin anunció el fin de las requisiciones y la implantación de un impuesto en especie. Ese mismo día el pan se había terminado en Kronstadt.
El día 16 un proyectil enviado desde el continente cayó en uno de los barcos y mató a 16 marineros, el bombardeo siguió durante todo el día.
Tujachevsky preparó dos grupos, en total unos 50 mil soldados, para atacar la isla desde 2 direcciones al mismo tiempo.
A las 3 de la mañana del día 17 comenzó el ataque. Los soldados del soviet se deslizaron por el hielo y el agua y, en absoluto silencio y con muchas pérdidas, tomaron un par de fuertes. El día 17 amaneció soleado, los soviéticos atacaron de frente. Los rebeldes bombardearon el hielo y muchos se hundieron. Uno de los fuertes de los rebeldes se rindió el día 18.
A media tarde, bajo un sol radiante, se encontraban frente a las murallas de la ciudad. A medida que quedaron a corta distancia los cañones de los rebeldes pasaron a ser inútiles pero las ametralladoras y las granadas diezmaron a los atacantes. Un grupo de cadetes rojos cruzó, sin querer, un campo minado y se ahogaron en el mar. Por el lado sur el ataque fue furioso, algunos soldados rojos que perdieron los nervios fueron ajusticiados en el acto. Varios camiones con rebeldes obligaron a los rojos a retirarse. En el lado este tuvieron mejor suerte, lograron cruzar las murallas, una vez ahí se desató el infierno, los sublevados atacaron con todo lo que tenían, la batalla siguió casa por casa. Los comunistas presos fueron liberados y se unieron a la lucha. A eso de las 4 de la tarde de ese día, el 17 de marzo, los sublevados lanzaron un contraataque que casi derrota a los rojos, se salvaron gracias a la llegada de un regimiento de caballería y de voluntarios que venían de Petrogrado. Antes de la puesta del sol llegó la artillería de los rojos pero la lucha recién amainó a medianoche.
La predicción de que Patrichenko y sus socios abandonarían a sus soldados se cumplió, como suele pasar con los vaticinios del soviet, en la noche los dirigentes del “Comité Revolucionario” de Kronstadt abandonaron la isla, por el hielo rumbo a Finlandia, con otros que escaparon sumaban 8 mil, antes de irse destruyeron todo lo que pudieron del equipo, dínamos, reflectores y ametralladoras. Los comandantes de los barcos ordenaron hundirlos pero los marineros, esos vacilantes, al enterarse de que los dirigentes habían huido, no cumplieron la orden y terminaron pidiéndole la escupidera al soviet.
Al final de la batalla había tantos muertos en el hielo que los finlandeses pensaban que había peligro de contaminación y epidemias, las bajas de los rojos, según el cónsul norteamericano sumaron 10 mil, ese número incluye 15 delegados del congreso del partido. Se supone que, en la parte final, muchos rebeldes recibieron la venganza de los bolches, aun así los sublevados caídos suman unos 600. Lo que no hicieron los bolcheviques fue ametrallar a los rebeldes que escapaban rumbo a Finlandia. Tal vez porque había mujeres y niños entre ellos. Es una buena pregunta y la vamos a dejar así ¿Qué hubiera hecho usted querido lector de haber estado al mando de los avioncitos del soviet? ¿Hubiera usted buscado aplastar a los líderes rebeldes que huían después de hacer matar, no solo a sus enemigos del soviet, sino también a sus propios compañeros?
De los 2 mil prisioneros 13, considerados cabecillas, fueron juzgados y condenados a muerte
, el resto fueron en cana.
Por algún motivo se menciona la pérdida de imagen de la revolución entre los anarquistas, viéndolo en perspectiva la insurrección no tiene contenido anarquista ni en la teoría, ni en la práctica, además los anarquistas más a la derecha, como algunos que acompañaron, por un tiempo, a Makhno desde abril del 18 que estaban en clara oposición al soviet. Aparentemente, hacía falta tirarle algo por la cabeza a los bolcheviques, eso es todo.
Es posible que los más fanáticos quieran saber qué pasó con el camarada Patrichenko, estuvo 25 años refugiado en Finlandia, su relación con el soviet fue y vino, al parecer les pasaba información sobre los alemanes, en el 45 terminaron repatriándolo, fue condenado a un régimen de reeducación durante 10 años y murió en la cárcel en 1947.


Nunca se es suficientemente revolucionario.


1.Con el Zar estábamos de fiesta, estábamos.
2.Los 4 zurditos de siempre.
3.El ascenso revolucionario.
4.La revolución en el descenso.
5.El país oscuro.
6.El retorno.
7.La guerra es el mejor negocio, 1914.
8.La retirada interminable
1917
9.La revolución de febrero
10.Lo que dejó la revolución de febrero.
11.Lenin, el mismo, en Rusia.
12.La renuncia del ministro liberal
13.La gran ofensiva desastrosa
14.Semi insurrección semi bolchevique
15.El golpe de estado
16.Infiltración bolchevique
17.El Comité Militar Revolucionario contraataca
18.Del palacio de invierno al congreso de los soviets
19.El 25 de octubre
20.El nuevo gobierno
21.La batalla de Moscú
22.La despedida de Kerenski y la derecha SR
23.El poder a los soviets
24.La elección de la constituyente
1918
25.El fin de la constituyente
26.Se proclama la República Socialista
27.La paz infame
28.Contra en el sur round 1
29.Ucrania, Finlandia y el Caúcaso.
30.Cosacos al ataque
31.Los Checos, los SR y Samara
32.Sovdepia!
33.El denso verano de 1918
34.El Terror Rojo ¡Uy! ¡qué miedo!
35.Interludio Alemán.
1919
36.El golpe de Kolchak.
37.Kolchak se despide.
38.Makhno, la guerrilla anarquista
39.El final de Makhno.
40.Siberia antes de 1919.
41.La contrarrevolución levanta la cabeza.
42.El 5to ejército rojo en Omsk!
43.De regreso a la URSS.
44.Un inglés en Moscú. 1919.
45.La segunda parte del reportaje del inglés.
46.El soviet de Hungría.
47.Los franceses en Odessa y Crimea.
48.La gran esperanza blanca.
49.Las aventuras británicas en la revolució rusa.
50.La inimaginable victoria.
51.El holocausto antes del holocausto.
52. El último blanco pero no el último contrarrevolucionario.
53. Bertrand filósofo inglés pero honrado.
Para leer hasta que se termine la cuarentena.

jueves, 2 de abril de 2020

Cuarentena, soy de un grupo de riesgo pero el Banco Ciudad no me deja pagar mis cuentas.

Supongamos que yo tengo un médico o quiero pagar el alquiler o quiero comprar, no sé, una pizza de anchoas.

Entonces me dan el CBU o como se llame, el dato del banco, el cuil, el nro de cuenta, parece mucho pero son 2 giladas.

Con esos datos yo voy a mi home banking, otra gilada más. También les cuento, por las dudas, que casi todo el mundo tiene cuenta porque es la forma en que se pagan los sueldos en blanco.

En mi home banking tengo que hacer una transferencia.

Ahí se fue todo a la mierda.

Para poder pagar una boludez tengo que ir a un cajero cosa que no voy a hacer porque no tengo miedo de morirme pero tampoco tengo ningún apuro.

En el cajero, a 20 cuadras de mi casa, por supuesto, tengo que sacar un recibito llamado “token” o algo por el estilo.

Con ese recibito tengo que hacer no se bien que cosa con la máquina y usar un celular.

No toda la gente de mi edad tiene celular, yo, sin ir más lejos, no tengo.

En realidad no sé porque tengo que tener una cosa cara e inútil, para mí al menos, y que nunca voy a utilizar, yo tengo un teléfono en mi casa y es más que suficiente.

Creo que hasta hace poco, el banco te daba una tarjeta con unas claves y con esa tarjeta podías hacer las transferencias que quisieras, sin problema, te pedía los numeritos y listo.

Bueno, parece que no era seguro.

Con suerte yo tengo 10 o 20 lucas en el cajero, me importa 3 mierdas la seguridad. Imagínense hacer un curso de programador, volverse hacker, o lo que sea, entrar justo a mi cuenta, para llevarse 10 lucas.

¿Hace falta que aclare que es una boludez?

El 90 % de los tipos que tenemos débito y home banking estamos igual.

Supongamos que un gran señor se maneja con una tarjeta de débito de mierda del banco ciudad y que gana y gasta fortunas y que tiene miedo que, no sé, alguna clase de Bill Gates en ciernes, le choree su fortuna en el home banking, si ese es el caso… que pague seguridad extra!

Que tenga que usar el token ese o cualquier otra porquería que se les ocurra.

Pero resulta que los pobretones infelices tenemos que pagar una seguridad que no pedimos y que no necesitamos.

Y no podemos pagar cosas elementales y tenemos que ir a hacer cola y contagiarnos en esos cajeros que andan para la mierda y de los cuales hay cada vez menos.

Y hay otra cosa más. Yo puedo pagar las cuentas y deberían dejarme pagarlas porque es un modo en que la economía siga andando. Puro sentido común.

Esto lo escribo para que lo lea alguno de los tipos del gobierno, que se supone que escuchan cosas razonables y que cuentan con un par de neuronas funcionando.

Tampoco entiendo porque no hay más gente protestando por esto.

Por las dudas, va de nuevo:

Permitan, al menos mientras dure la emergencia, hacer transferencias sin problemas, al menos hasta las 10 lucas que es lo que sale una cuenta cualquiera.

Y, en general, que se dejen de joder.

martes, 31 de marzo de 2020

Bolsonaro se está poniendo muy nazi. Pero no me hagan caso, debo ser yo que soy un terrorista.

Desde un principio, antes de que fuera electo, los medios progres, esos a los que nadie da bola, por supuesto, dijeron que Bolsonaro era un loco de atar.

El tipo fue “preservado” del mismo modo en que son protegidos habitualmente políticos de extrema derecha.

Quiero decir que te arman un debate entre un catrasca conservador y las posturas, audaces e irreverentes de la “derecha populista” que dice lo mismo que el conservador pero con un tufillo nazi-racista.

Frente a la extrema derecha aparece un político conservador que pretende estar en medio “de los extremistas”.

En Francia salió bien, apareció ese tal Macron entre Melanchon o como se llame el candidato progresista y la hija de Le Pen.

En Brasil salió mal, el candidato conservador perdió toda relevancia y apareció este Bolsonaro que, simplemente, es un partidario de la dictadura militar.

Los medios, que responden a grandes empresas, a la timba financiera y a la embajada, en vez de denunciarlo y volcarse por la democracia, le dieron legitimidad. Parece que no era para tanto, el tipo no era más que un payaso y lo que venía era otro sólido gobierno neoliberal, con plena vigencia de las instituciones y bla-bla-blá.

¿Por qué en el 3er mundo no hay una derecha que no sea liberal? El 3er mundo es gobernado a control remoto desde la metrópoli, no hay lugar para que las burguesías inventen su propio imperialismo.

En Brasil ser partidario de la dictadura no es lo mismo que en la argentina, los milicos brazucas son lo más parecido a una derecha “no tan” liberal. Los tipos estaban alineados con la embajada pero se reservaban cierto margen de maniobra, aclaremos que fue en otra época, en nuestro país, por ejemplo, el gobierno de Ongania-Lanusse tomó algunas medidas, fortalecer el estado en algunas áreas, que en tiempos posteriores hubieran sido impensadas.

En cambio la dictadura de Videla fue casi 100 % de la embajada.

Y la dictadura de Macri fue 200 % de la embajada.

Por lo menos en el caso de Bolsonaro nadie discute que se trata de la extrema derecha, es como para reflexionar sobre lo bien que le venden el verso a la clase media argenta. Porque Macri no es un dictador de extrema derecha sino que es “medio progre”, el “feminista menos pensado”, un demócrata, un “no se sabe bien qué cosa”, casi un izquierdista.

Miren, no me voy a poner a hablar de eso, supongo que es tema de futuros posteos, pero Hitler no es el demonio que muestran los historiadores de ellos y que tanto le conviene al imperialismo.

Hitler empezó como cualquiera de los gobiernos de extrema derecha europeos, incluso los de hoy en día, especialmente los de hoy en día, hasta que empezó la crisis, básicamente la resistencia de la URSS a la invasión, ahí empezaron a full las represalias masivas contra civiles y los campos de exterminio. Sé que el gobierno nazi venía con represión, presos políticos y asesinatos selectivos desde el comienzo pero hay una diferencia cuantitativa importante entre eso y la cámara de gas.

Bueno, la crisis le llegó al Brasil de Bolsonaro.

Frente a la pandemia ha habido 2 posiciones, la de los chinos, cuarentena férrea, cierre de fronteras y control policíaco y la de los ingleses, tratar de proteger a los grupos de riesgo y aconsejarle a la gente que no se bese.

Los británicos abandonaron la estrategia de “contención”, fue más o menos para cuando su primer ministro cayó con coronavirus.

Piensen eso, un país pequeño, ¡una isla!, con un sistema de salud pública de los mejores del mundo y un alto nivel de vida y, aun así, no pudo aguantar la política de “seguir como de costumbre”.

Los gobernadores de los estados brasileros tienen a la gente mucho más cerca que el presidente, además están viendo lo mismo que estamos viendo casi todos, además parece que tienen consejeros que son médicos y cosas por el estilo.

Empezaron a hacer, con menor velocidad y eficacia, lo mismo que está haciendo el resto del mundo, cuarentena y aislamiento.

Por si alguno no se enteró, Bolsonaro armó manifestaciones contra el aislamiento. Probablemente la única campaña publicitaria contra la cuarentena en el mundo.

En Italia, en los states van por el mismo camino, ya murieron más de 10 mil personas pero Bolsonaro afirma que los italianos son todos viejitos.

Y que la peste no es peligrosa.

Y que la gente se tiene que morir.

Por otra parte los gobernadores, o como les digan allá, incluso personajes cercanos al presidente, se están manteniendo en la suya, de modo que ahora hay una especie de batalla por la cuarentena. Con más motivo los intendentes comparten la postura de los gobernadores.

En Brasil tienen un ministro de salud, parece que es médico, el tipo toma medidas de cuarentena y cuando le preguntan por Bolsonaro el tipo se hace el boludo.

No tan distinto de lo que le pasó a Macri, en los últimos días de su dictadura, con ese ministro radical que tenía y que le aprobó un protocolo sobre el aborto.

Da la impresión que el imperialismo permite que surjan gobiernos de la extrema derecha en el tercer mundo pero que cada vez les cuesta más sostenerlos.

Los componentes de la dictadura de Bolsonaro son iguales a los de la derecha europea o de la de Macri. Los conservadores, la extrema derecha y el partido fundamentalista cristiano. En general, la diferencia, está dada por las proporciones, en la Argentina el partido religioso, vendría a ser el de Lilita Carrió, es débil. En Brasil es grande e influyente. Esos partidos evangélicos o como les llamen son anticiencia, antivacunas y anticuarentena.

Detrás de la religión, perdón por mi pecado, no hay otra cosa más que el interés de clase.

Y una cosa más, la gente del pueblo, cuentapropistas y laburantes varios, ya se cagan de hambre sin cuarentena, ahora se les va sumar cagarse muriendo del virus, tirados en la calle, después se enojan cuando uno los compara con Hitler.

domingo, 29 de marzo de 2020

¿No sera que Mitre y Alemann murieron de coronavirus?

No estoy preocupado porque sé que a esto no lo va a leer nadie, tampoco es que sea idea mía, leí un, muy corto, comentario en la página del señor Manolo ese profeta del peronismo. Tampoco puedo afirmar nada excepto que la muerte de esos 2 carcamanes, dueño/CEO o algo así del diario La Nazión y ex “superministro” de, no sé, un par de dictaduras, es sospechosa.

No me van creer esto pero Alemann, o como se llame, fue ministro de economía de Frondizi, un garca de aquellos. Me vinieron a la mente los que hablan de los, no se, 70, 80 o 9 millones de años de decadencia.

Los 2 viejos chotos la quedaron y no se sabe bien de que, no sabemos si no fue el virus.

Si el mundo está mejor sin esos catrascas, puede ser, en el mejor de los casos no lo suficientemente mejor.

Yo no tengo pruebas ni datos de nada, solamente que me parece demasiada casualidad, al fin y al cabo todos estos pelafustanes siempre andan paseando por Europa y reuniéndose entre ellos.

No sé si estos vejestorios forman parte de algún grupo de riesgo, todo indica que llegan bárbaros a los 100 años, tienen cuerpos sin uso, nunca laburaron.

La información es escasa, no sabemos en que andaban ni adonde fueron.

Si creen que les deseo la muerte, se equivocan, se murieron felices, probablemente de coronavirus, en su cama y seguro que los doparon para que no sientan nada, los hubiera preferidos vivitos y en una celda bien linda y con unas rejas de colorcito.

Además reconozcamos que no son gente importante, solamente unos títeres de un poder que está muy lejos de acá.

Si la sospecha se confirma, es probable que sea a través de alguno del entorno que cante la posta, cosa difícil, de los campeones de la libertad de prensa nadie sabe nada, no hay fotitos de ellos en la morgue, ni fotitos de los finados en alguna partuza con el culo al aire.

La otra manera de confirmarlo es mantenerse alerta por si, de veras, forman parte de la pandemia y aparecen otros, terribles sanguijuelas como estos viejos jeropas, muertos sin que se sepa bien de qué.

No creo en dios y la infinita cantidad de cosas en las que no creo incluyen los deseos pero sería un argumento importante para los creyentes si, de verdad, se diera que la epidemia les llegó a los mismos que nos quieren a todos contagiándonos en las calles, mientras ellos están cuidados en sus bunkers, con el cocinero, el mucamo alcahuete y un equipo de esos que te purifican el aire.

jueves, 26 de marzo de 2020

Cuarentones en cuarentena.

No soy un cuarentón, hace mucho que deje de serlo, no estoy obsesionado con eso pero un buen coronavirus puede llevarme del otro lado.

Insisto en que no es importante, si no viste todo lo que tenías que ver a los 60, bueno, estuviste bastante al pedo, hermano.

Ahora no entiendo, no me entra en la cabeza que me tenga que morir porque un chiflado que vino hecho mierda de unas vacaciones en Italia, por decir algo, se escapó para no sé, salir a correr, o porque, por algún motivo inescrutable está histérico y no puede dejar el culo en un sillón.

No me entra en la cabeza que, no sé, mi tía, o el padre de un amigo, se tengan que morir 10 años antes porque un señor no se puede limpiar el culo sin la sirvienta.

Si me decís que voy a estirar la pata porque hay gente que no tiene para comer y tiene que salir igual, puedo aceptarlo, en el peor de los casos, los 10 o 15 o 20 años de menos que voy a vivir son como un castigo por no haber hecho más para que las cosas cambien.

Pero no es ese el caso, da la impresión que la gente humilde, al menos la mayor parte, entiende como son las cosas y se queda en su casa, que, en muchos casos, son lugares incómodos, hacinados, ranchitos de madera. Pero piensan con naturalidad que esas molestias son por un bien mayor.

Después están, créanme no tengo tanta capacidad para fantasear, los “expertos” de internet que, anónimos ellos, nos dicen que son virólogos, infectólogos o queseyoque. Los expertos desconocidos opinan que hay que mandar a la mierda la cuarentena y, más o menos directamente, dejar que el virus corra, supuestamente, entre los jóvenes y dejar a los grupos de riesgo en casa.

Pero no me hagan caso, seguro que debo estar equivocado.

La “inmunidad de grupo” es lo que pasa con las vacunas, ustedes saben, si muchos está vacunados, no importa que no te vacunes porque el virus no circula, eso está muy bien, bueno, en realidad no está tan bien pero… la cuestión es que no hay inmunidad que valga porque no hay vacuna. La pandemia, según los inféctologos de verdad con nombre y apellido, probablemente tenga una 2da ola, entonces nadie sabe hasta cuándo se van a quedar los viejitos e inmudeprimidos aislados. Nadie sabe que va a pasar si el virus circula por todos lados.

Y no se rían porque esa política la venían llevando adelante Trump, Bolsonaro y hasta hace 48 hs ese tal Johnson o como se llame el primer ministro británico.

Por supuesto que no son lo mismo, los papelones de un macaco tropical como Bolsonaro o los disparates de un conservador británico, que la palabra del líder del mundo libre.

Recién leía que en los pagos de Suecia no están haciendo cuarentena, prohibieron las concentraciones mayores de 500 personas y listo. Y todo está saliendo bien ¿vieron? Bueno, no, en las últimas horas, en la región de Estocolmo solamente hay 18 muertos, si me tengo que basar en la salud pública, hospitales y servicios varios que hay allá, diría que sí tienen 66 muertos, en total, es porque está medio país contagiado.

En los states dicen que ninguna cuarentena se pude sostener porque la gente tiene que ir a laburar igual si no se va a cagar de hambre.

No me digan que no es interesante, un país que mantiene ejércitos en medio mundo no le puede dar un bono a los desocupados por un par de meses.

Además, ya de por sí, enterrar a los muertos no es barato, perdón por lo macabro, no solamente eso, cuánto va costar sostener, curar, aliviar a los que no se mueran pero queden con problemas diversos y quien va a pagar por los centenares de miles que van a ir a parar al hospital.

Por otra parte ¿Lo vieron a Trump?

El pobre, cuando se mira al espejo se debe ver un tipo joven, se debe ver sano cuando, la última vez que corrió, fue en la década del 70.

La mayor parte de los grandes empresarios/financistas/ventajeros varios que están contra la cuarentena pertenecen al grupo de riesgo.

Escribiendo esto me vino a la mente el gordo Larrata, el tipo sale fumando, no puede levantarse de la cama, sale del aislamiento para hacerse ver, que nadie me diga que esas cosas tienen algún propósito.

Larrata está intentando suicidarse.

lunes, 23 de marzo de 2020

Bertrand Russell en la república socialista. 1920. Revolución Rusa 53.

1_ Quien es Bertrand Russell
Primero, por las dudas, quien fue Bertrand Russell: un señorito inglés, marques o duque o conde de algo, de los tiempos en los que los señores de clase alta se copaban con la ciencia y se dedicaban a estudiar, a pensar y a hacer cosas razonablemente útiles. Era un matemático brillante y un filosofo interesante, además un defensor de causas perdidas, crítico del Imperio, estuvo preso por pacifista en la primera guerra mundial y, ya viejito, terminó siendo un opositor a la guerra de Vietnam, que de ahí lo conoce mi generación. Fue, planteó y escribió, muchísimas cosas más, que vamos a dejar libradas a la curiosidad de los lectores.
Lo que nos importa es su descripción honesta e implacable de lo que vio en su viaje a la República Socialista en 1920. El que critica, corre siempre el peligro de ser criticado.

2_ Opiniones.
Para empezar a Russell le gusta la idea del comunismo pero no los métodos de los bolcheviques, considera que todo el movimiento es una gran ilusión de felicidad para una era distante, considera eso una tragedia. Las esperanzas revolucionarias le parecen como el "sermón de la montaña" a partir del cual los cristianos no aprendieron a poner la otra mejilla sino a crear la inquisición. Para él, el bolchevismo es producto de la guerra mundial y de la desesperanza que generó. Opina que el capitalismo está condenado, las injusticias se han vuelto demasiado visibles, incluso con el surgimiento de los States, el sistema va a tender a debilitarse. El nuevo orden puede ser el socialismo o alguna clase de reversión a la barbarie. Si la única alternativa al capitalismo son los bolches, ningún socialismo es posible. Sin embargo los miembros del Partido Comunista, que decide todo en Rusia, aun tienen esperanza en un futuro mejor para las próximas generaciones. Muchos visitantes explican las condiciones de vida durísimas de los ciudadanos soviéticos por el bloqueo y la guerra. La situación en Rusia es similar a la de los otros países que perdieron la 1ra guerra mundial, Alemania y Austria-Hungría. Particularmente la escasez de alimentos. También sorprende el desorden y el despilfarro, tanto alemanes como americanos son muy superiores, aunque tiene que reconocer que los bolches son los hombres más capaces con que cuenta Rusia. Considera a la intolerancia y la falta de libertad como características de los rusos, un gobierno comunista en Gran Bretaña tendría una oposición más responsable y el gobierno sería más tolerante. Señala algo interesante que es cierto que muchos de los problemas terribles que enfrentaba el soviet eran a causa de la guerra pero que la propia actitud beligerante del soviet había causado la agresión, la invasión de Rusia había sido causada por la mala onda de los rusos.
Lo que no parece comprender es que la república soviética fue invadida, entre otras cosas, porque los aliados querían que siguieran en la guerra, de algún modo el Soviet fue castigado por lo mismo que fue castigado BR.
Por pacifista.

Russell entró en la República soviética el 11 de mayo de 1920. Lo aceptaron como parte de una delegación laborista británica. Fueron tratados como reyes, viajan en tren de lujo y reciben homenajes y saludos de soldados, multitudes y personajes varios. Nuestro filósofo logró escapar de las celebraciones y siempre con ingleses o americanos que le traducían habó con gente por la calle. Les dieron completa libertad, incluso para entrevistar a políticos opositores.
Imagínense que llegas a BA y querés saber lo que pasa y, para eso, tenés, de traductores, a señores yanquis o ingleses ¿No sería ese un punto de vista tendencioso, ya de movida?

Nos cuenta que cuando un europeo habla de "dictadura del proletariado" no piensa en una autentica dictadura y que ve al proletariado como la masa del pueblo, en cambio, los rusos ven a la dictadura como tal y al proletariado como la "vanguardia conciente".
Proletario puede ser un Lenin, de origen burgués, y no un trabajador que no tenga la opinión correcta.
Los comunistas de verdad son descriptos como guerreros espartanos, capaces de trabajar 16 horas por día sin cobrar, capaces de tener el control de bienes materiales pero para distribuirlos, sin aprovecharse. Lo mismo que lo hace austero lo hace despiadado. De modo que la oposición es aplastada sin misericordia.
BR nos habla de la tolerancia británica, lamentándose de que los británicos no la apliquen fuera de Inglaterra. Compara a los bolches con los soldados puritanos de Cromwell, no me voy a poner a hablar de eso justo ahora pero Cromwell es el equivalente a la revolución francesa de los ingleses, le cortaron la cabeza al rey y todo. El paralelo es interesante así como Lenin cerró la asamblea constituyente, Cromwell clausuró el parlamento. Después compara al soviet con la república de Platón. Los bolches tienen todas las virtudes y los defectos de una aristocracia naciente: corajudos, energéticos y capaces, son dictatoriales y carecen de consideración por los plebeyos. Tienen ventajas sobre los ciudadanos de a pie, pueden acceder a automóviles y teléfonos.
La visión del mundo de los soviéticos es que todos los países deben hacer su revolución y que esta debe ser violenta, en el caso de los británicos, Lenin quería que los laboristas accedieran al poder pacíficamente para demostrar la futilidad de ese proceso.
Adivinen quien tenía razón.
Por eso la tercera internacional es una organización para promover la revolución en todas partes. No es que BR crea que el capitalismo es bueno pero el socialismo tampoco es tan bueno. Para hacer una revolución hay que hacer la guerra, para hacer la guerra hay que concentrar el poder. En un enfrentamiento de ese tipo bien puede pasar que la destrucción arrase con la civilización, en el caso de un solo país eso podría ser aliviado por la ayuda externa pero si la revolución es mundial entonces no existiría esa última posibilidad.
A BR no le tocó vivir en la época del calentamiento global, por eso no considera la posibilidad de que el capitalismo destruya todo, sin que haya ninguna revolución.
A pesar de que Lenin es claramente un internacionalista, a partir de las intervenciones extranjeras, ha crecido el sentimiento nacionalista, cita su encuentro con Trotsky, al parecer, en su momento militar, ovacionado en un teatro, como un ejemplo de nacionalismo.

3_ Con Lenin.
En Moscú se entrevista con Lenin, que habla muy bien el inglés, la oficina de Lenin contiene solamente un par de sillones viejos, un escritorio y una biblioteca, cosa que parece sorprenderlo. Lenin se ríe todo el tiempo, lo que parece simpático al comienzo pero termina por resultarle siniestro.
Le pregunta cómo cree posible establecer el comunismo en un país atrasado, de campesinos, Lenin reconoce que les están pagando el grano con papeles sin valor, espera cambiar el país por medio de la electrificación, ni más ni menos que industrializar el campo. La idea de que la propaganda bolchevique donde se divide a los campesinos ricos de los pobres, a Russell, le parece que va generar violencia, a Lenin le hace gracia. Lenin dice que bajo el gobierno bolche los campesinos han comido mejor que antes y aun así se oponen. La última pregunta es acerca de los peligros de comerciar con el capitalismo, Lenin opinó que era mejor que la guerra, reconoce que la revolución ha sobrevivido gracias a las disensiones en los países imperialistas.
Nuestro filósofo reconoce que le cuesta creer que alguien tan dogmático y ortodoxo pueda ser un gran líder. La fuerza de Lenin parece venir de su honestidad, coraje y fe inconmovible. Esa fe explica la falta de libertad y Russell valora el “escepticismo de los occidentales”.
Mucho más que por Lenin está impresionado por Trotsky, que, al parecer, tiene facha, carisma y sentido de humor.

4_ Arte.
En cuanto a las manifestaciones artísticas el mérito de los bolcheviques ha sido preservar todo, en todos los campos, incluso cuando se tratara de partidarios del antiguo régimen. El teatro es particularmente vital, el nivel es el de Londres o Paris, y, básicamente, se siguen representando las antiguas obras. Muchos bolcheviques piensan que proteger y promover ese tipo de teatro y de cultura es erróneo, que solamente se debería fomentar el arte que tuviera un contenido propagandístico, de hecho el único poeta genuinamente popular es uno que escribe canciones, comparables a la “poesía patriótica” de la época de guerra en Inglaterra. Unas cuantas páginas están dedicadas al arte, lo que no es el tema de este artículo, Russell parece especialmente interesado en un desfile histórico efectuado para presentar el congreso de la 3ra internacional en Petrogrado, lo que recuerda a mis tiempos de la década del 70 donde los compañeros escuchaban discos donde, lo principal, era que, los cantantes, hablaban sobre la revolución. Lo que Russell describe es un espectáculo de teatro gigante con 14 o 15 mil tipos en un atardecer de verano en Petrogrado. El tema es la comuna de Paris, la primera guerra mundial y, finalmente, octubre y la guerra civil.
Una de las preocupaciones que tiene Russell es sobre la diferencia entre las escuelas de avanzada que hay en las grandes ciudades en comparación con la desaparición de escuelas en el campo, la otra es sobre la necesidad de formar obreros industriales y, por último, la rigidez de la enseñanza del dogma comunista. El "dogma" se usa para enseñarles a leer y a escribir a los analfabetos que son la inmensa mayoría en las provincias.
En ese sentido compara el desarrollo de la Rusia socialista con el del far west americano.

5_ Soviet.
Un punto importante de la visita del filósofo es averiguar si el soviet es superior al parlamentarismo. Encuentra al sistema de elección de los soviets “moribundo”. Eso podría ser cierto, en el párrafo siguiente agrega que ningún sistema eleccionario podría darles la mayoría a los comunistas, lo que, de nuevo, podría ser cierto. El problema es que lo que hace que las elecciones del soviet sean, digamos, “arregladas” son:
1_ que se vota a mano alzada, es decir el voto no es secreto.
2_ solamente los candidatos del estado pueden disponer de una imprenta, que es lo mismo que pasa ahora en la argentina con Clarín y parece, será de dios, que van a perder igual.
3_ los opositores no se pueden reunir porque todos los locales son del estado.
Aun así los mencheviques lograron hacer elegir 40 diputados sobre los 1500 del soviet de Moscú, detalle interesante porque son votos obreros, uno sospecha, por experiencias vistas, muchos años después, muy lejos de Moscú, que la aristocracia obrera parece estar tomando distancia del soviet. Este soviet se reúne raramente, incluso el comité ejecutivo, que debería reunirse una vez por semana, tampoco lo hace.
De esos 1500 delegados se producen unas 30 revocaciones de mandato por mes, las principales causas son alcoholismo, partir al frente de combate y desoír el mandato de los electores. En las provincias los obreros están sobre representados en una inmensa proporción. El soviet de toda Rusia el organismo ante el cual deben responder los comisarios del pueblo, se reúne raramente y es crecientemente formal.
Russell nos dice que la suma del poder recae en el Partido Comunista que cuenta con no menos de 600 mil miembros.
Mi opinión es que 600 mil sobre unos 120 millones de Rusia eso es una representación popular, sin ser el ideal, mucho mayor que la de las democracias occidentales donde el poder reside en unas pocas familias.
Pero no me hagan caso, soy un terrorista.

Para nuestro filósofo, las razones por las cuales, entre los campesinos, hay oposición al régimen son “inadecuadas”. Se reconoce que los campesinos nunca estuvieron mejor y a nadie han visto desnutrido. Los terratenientes han sido expropiados y los campesinos están ganando plata. También es cierto que un rublo zarista vale 10 veces más que uno del soviet.
Cualquier cosa parecida a algún país latinoamericano del siglo XXI es pura coincidencia.
Al parecer una buena parte de los campesinos ignora la guerra y el bloqueo y quisieran que sus poblados sean independientes de cualquier gobierno.
Por su parte los comunistas están divididos en facciones y solamente la presión externa los mantiene unidos. El amigo distingue entre 3 clases de burócratas: los viejos militantes del partido, creyentes y despiadados contra los corruptos y los viciosos, los arribistas que están con el que va ganando, ahí encontramos a tipos que sirvieron con el antiguo régimen, entre estos Russell señala a miembros de CHEKA, cosa que no se corresponde con lo que escriben otros autores. La tercera clase es la de los que, simplemente, son tipos capaces que han encontrado un laburo.
El 9no congreso del PC de marzo-abril de 1920 habla, entre otros desastres, del colapso de los ferrocarriles, las fábricas solamente producen armas y uniformes para las tropas. Ya antes de la llegada del poder soviético, el principal rasgo de la industria del Imperio Ruso, era su dependencia del extranjero. De los especialistas rusos que quedaron, durante la primera época del soviet, muchos se dedicaron al sabotaje. Los ferrocarriles están paralizándose por falta de repuestos. La falta de productos manufacturados genera problemas en la distribución de alimentos, a su vez la falta de alimentos genera parálisis en las industrias. Otro problema grave es la falta de combustible, antes Rusia importaba carbón de Polonia y de la cuenca del Don, Polonia se independizó y las minas de carbón de la cuenca del Don fueron destrozadas por Denikin. La tecnología de las destilerías de petróleo es de origen inglés. La falta de combustible hace que, los caños que llevaban el agua a las viviendas de Petrogrado, hayan quedado destrozados en el invierno. Por cierto que eso explica porque la ciudad perdió las 2/3 partes de la población.
Nuestro filósofo nos cuenta que hay un problema de ineficiencia, cosa en la que seguro tiene razón, acto seguido esboza un plan para abastecer a las grandes ciudades del soviet usando caballos, afirma haber visto muchos en el Volga.
Uno sospecha que el plan es igual a los sueños utópicos que les atribuye a los comunistas.
Moscú está rodeado de tierra cultivable, no deberían tener problema en vivir de lo que se cosecha en su entorno, es una idea de una increíble perspicacia que recién se está empezando a usar en el siglo XXI.
Los obreros de las ciudades intentan huirle al hambre mudándose al campo, eso esta prohibido, se publica una lista de “desertores” y son condenados a rehabilitación. El 9no congreso decide: “(…) la movilización del proletariado industrial, el trabajo compulsivo, la militarización de la producción y el uso de fuerzas militares para necesidades económicas”. La situación es tan desesperada que Russell no ve nada criticable en estas iniciativas. Con estas y otras medidas similares considera posible que la república socialista consiga desarrollarse sin apoyo externo pero el costo promete ser altísimo. Y termina por reconocer que las leyes tan severas se deben, al menos en parte, por la guerra y el bloqueo de los países aliados.

6_ Vida cotidiana.
La vida cotidiana en Moscú dista mucho de ser como los horrores que inventan los medios de la época. No hay desórdenes, se cometen pocos crímenes. Todo el mundo trabaja duro y los mejor educados ya tienen algún cargo en el estado. El teatro, la ópera y el ballet siguen como siempre y los sindicatos reparten entradas gratis. La prostitución es casi inexistente y en ninguna parte del mundo las mujeres pueden andar con tanta tranquilidad. Por otro lado la vida es muy difícil a causa de la escasez de alimentos. Russell nota que la gente trabaja más horas que en Inglaterra.
Que eso sucede porque los ingleses tienen a los hindúes, y a la argentina, es algo imposible de concebir para Russell, como si dijéramos lo que piensa un pez acerca del agua.
Se puede ver a los trabajadores en andrajos, buscando agua con una cantimplora. Tomarse unas vacaciones es imposible, para poder viajar se necesita un permiso que puede demorar semanas, las colas en el ferrocarril son normales en Moscú, puede llevar días conseguir un asiento, los trenes van repletos, con gente viajando en el techo. La gente viaja al campo todo lo que puede porque en el campo hay alimentos. Los obreros de las ciudades siempre tienen familiares en el campo. La policía controla los trenes en busca de especuladores, estos resultan ser gente que vende comida. Todo el mundo viola las leyes diariamente. Los diarios son exhibidos en lugares públicos, nadie los compra. No hay vida social, en parte por la falta de alimentos, en parte por miedo a la represión policial. En el momento en que nuestro filósofo está en Moscú un grupo de presos anarquistas y Socialrevolucionarios están de huelga de hambre, el rumor dice que, después de 8 días, fueron a juicio y que, en muchos casos, fueron exonerados. Las huelgas son ilegales, aun así, ocurren. La disciplina es mayor que en la peor explotación capitalista. No hay una regla respecto a los pacifistas que se niegan a ser reclutados, hay casos de fusilamientos, por cierto que las mismas leyes que tienen los aliados, y hay casos de acuerdos y el objetor de conciencia se va a su casa. La religión es, todavía, muy importante, la gente “se hace cruces” lo que debe querer decir que los ortodoxos hacen como los católicos y se santiguan. En teoría los trabajadores deberían sentirse felices de haberse librado de la dominación capitalista, eso es cierto para los comunistas convencidos pero no para la mayoría que se siente “esclava del gobierno”.
Por lo que uno ha visto de esas cosas, no solamente los “convencidos” podrían llegar a estar felices del fin del capitalismo, muchos, muchísimos no-tan-convencidos bailarían con gusto sobre la tumba de los chupasangre.
Y esto lo digo como axioma: trabajar para el estado es mucho menos opresivo que hacerlo para privados que joden todo el día.

En principio, todo el mundo recibe una ración de comida que debería ser suficiente para vivir, pero no lo es, en algunos casos dicen que no se distribuyen como deberían, en otros, simplemente, no bastan para estar alimentado, de ese modo, todos tienen que comprar en el mercado negro, los precios son 15 veces los fijados por el estado. Para rebúscaselas muchos van “de visita” al campo y vuelven con bolsas de harina, lo que es ilegal, pero que puede hacerse, o bien sobornado a los inspectores o por medio de la viveza criolla, importada para la ocasión. El gobierno parece no saber qué hacer para cortar esa cadena de especulación. Si los campesinos pagaran un impuesto en especie sería fácil alimentar a las ciudades pero a los campesinos no les interesa, solamente quieren intercambiarlo por bienes.
En los peores momentos el ejército rojo se ocupo de "expropiar" el grano por la fuerza, eso ya no es así pero el intercambio de comida por unos billetes desvalorizados no es popular, si se permitiera el "libre intercambio", si un gobierno votado por la mayoría de los campesinos se impusiera, la gente de las ciudades perecería de inanición. Russell deduce que la república soviética no va a ser vencida, los rusos pueden seguir adelante en condiciones intolerables para los occidentales. La lucha por defenderse va a terminar en un contraataque. Ve los trenes soviéticos viajar en el Turquestán. La Política de intervención militar de los aliados siempre fue criminal pero ahora también es contraproducente. Una declaración de Lenin en el congreso de la 3ra internacional que llama a los revolucionarios a pactar con la burguesía del 3er mundo. Dice que esa política es un ataque directo contra el Imperio Británico. Entre los bolcheviques describe 3 tendencias respecto a la política exterior, los "pragmáticos" partidarios de hacer la paz con el imperialismo, comerciar y desarrollar el país, los que sueñan con exportar la revolución al occidente y los que pretenden la liberación nacional en el oriente. Considera al bolchevismo como una religión y a la religión como fuente de todos los males, en contraposición con el saber científico fuente de toda bondad. Con religión nos quiere decir una serie de dogmas que gobiernan la vida. El comunismo entre los rusos le parece similar al Islam entre los árabes. Por último los métodos brutales del soviet son razonables en un país atrasado como era Rusia pero no en el mundo desarrollado. Los bolcheviques no son ángeles a los cuales rezarles ni demonios para ser exterminados sino hombres temerarios, capaces y con gran determinación, intentando lo imposible.


En el próximo capítulo: Kronstadt.


1.Con el Zar estábamos de fiesta, estábamos.
2.Los 4 zurditos de siempre.
3.El ascenso revolucionario.
4.La revolución en el descenso.
5.El país oscuro.
6.El retorno.
7.La guerra es el mejor negocio, 1914.
8.La retirada interminable
1917
9.La revolución de febrero
10.Lo que dejó la revolución de febrero.
11.Lenin, el mismo, en Rusia.
12.La renuncia del ministro liberal
13.La gran ofensiva desastrosa
14.Semi insurrección semi bolchevique
15.El golpe de estado
16.Infiltración bolchevique
17.El Comité Militar Revolucionario contraataca
18.Del palacio de invierno al congreso de los soviets
19.El 25 de octubre
20.El nuevo gobierno
21.La batalla de Moscú
22.La despedida de Kerenski y la derecha SR
23.El poder a los soviets
24.La elección de la constituyente
1918
25.El fin de la constituyente
26.Se proclama la República Socialista
27.La paz infame
28.Contra en el sur round 1
29.Ucrania, Finlandia y el Caúcaso.
30.Cosacos al ataque
31.Los Checos, los SR y Samara
32.Sovdepia!
33.El denso verano de 1918
34.El Terror Rojo ¡Uy! ¡qué miedo!
35.Interludio Alemán.
1919
36.El golpe de Kolchak.
37.Kolchak se despide.
38.Makhno, la guerrilla anarquista
39.El final de Makhno.
40.Siberia antes de 1919.
41.La contrarrevolución levanta la cabeza.
42.El 5to ejército rojo en Omsk!
43.De regreso a la URSS.
44.Un inglés en Moscú. 1919.
45.La segunda parte del reportaje del inglés.
46.El soviet de Hungría.
47.Los franceses en Odessa y Crimea.
48.La gran esperanza blanca.
49.Las aventuras británicas en la revolució rusa.
50.La inimaginable victoria.
51.El holocausto antes del holocausto.
52. El último blanco pero no el último contrarrevolucionario. La revolución nunca se termina y esta serie tampoco!!