martes, 6 de diciembre de 2016

Mientras todos estamos pendientes del Payaso se cocina el continuismo.

De a poquito se les va pasando pero, ojo, todavía tenemos a fundamentalistas, gurkas y fanáticos varios con pronósticos de un futuro promisorio, el país en algún momento del año que viene, no sabemos cuando, va a empezar a crecer, este año el PBI se está achicando a un insólito 5 %, bueno, el año que viene, viene el rebote del gato muerto y la economía va a dar un salto alucinante, el crecimiento va a ser de más del 6 %, o sea de -5 a +6 así, de la nada, en un tris. Si en un tris. O tal vez, uno especula, la recuperación no sea tan sensacional, tal sea un poquito menos, ponele un 3 de crecimiento, aunque un 2 sería mucho, estaría muy bien, daría mucho aire, ¿Me creerían un 1? Un 0 % significaría que el país dejó de caer, por lo menos.

Lo que ningún guru chispeante de optimismo parece decirnos es cuales son las medidas que detendrán/podrían detener la caída. El sentido común dice que en el 2016 veníamos con el crecimiento y los buenos números del 2015, el desendeudamiento, la inflación de menos del 20 % y los salarios altos del 2015. Y ahora no. Más bien por el contrario venimos de un año de retroceso, con inflación de más del 50 %, con retracción violenta del consumo y con una serie de tarifazos que, ya nos anunciaron, se van a profundizar. Las medidas del final del año anuncian una caída aun mayor del consumo como la baja, enorme, del mínimo no imponible, la devaluación inminente y la necesidad de alguna clase de freno al gasto para achicar el déficit, el déficit está en los números de Ucrania o de Libia.

Antes el gobierno mentía pero esta etapa ya pasó, últimamente se dicen cosas que se parecen, o son, una tomadura de pelo, por ejemplo dicen que se terminó la inflación, noviembre fue un desastre y diciembre apunta peor todavía. Y eso con el dólar planchado, mientras todo el mundo corre a comprar todos los dólares que puede.

Lo que cualquier análisis racional sugiere, salvo que exista una enorme cantidad de información oculta, cosa de la cual nos permitimos dudar, es que el año que viene va a ser más o menos como este, y sería raro que la estanflación y la caída del consumo no se pongan peor.

Si eso es cierto podemos dar a Cambiemos, o como se llame esta gente, por liquidado.

Al mismo tiempo la “oposición”, tipos que han votado en el parlamento, dirigentes sindicales que han hecho la plancha o gobernadores que han negociado tonterías o lo que sea por estilo, empiezan a atacar al gobierno. Salen a los gritos, en grandes debates de gritones mientras siguen votando a favor o dejando pasar, que alguien me explique la diferencia, leyes que profundizan el desastre, en nombre de la gobernabilidad. Para uno que es un observador más o menos informado, es grotesco que tipos que le votaron en contra a los presupuestos del peronismo, después de 10 años de coherencia, de presupuestos balanceados y de desendeudamiento, ahora, así desde la nada, voten a favor de un escracho que contempla violentas reducciones en salud, ciencia y educación. Encima puteándolos por televisión y defendiendo la… “gobernabilidad”.

Tomen, por dar un ejemplo, a Moyano, le hizo 4, o no se cuantos, paros al gobierno peronista, a causa del impuesto a las ganancias, este año hay un par de millones más que lo van a pagar y van a pagar más que antes, Massita nos explica que no queda más remedio, antes se podía, si, antes el impuesto a las ganancias, normal en todos los países del mundo, estaba mal, porque un trabajador que gana 70 lucas sigue siendo un compañerito, pero ahora está bien porque ¿de dónde va a salir la guita? Y, uno dice ¿Por qué no pensaron de dónde iba a salir la guita cuando votaron pagarles a los buitres? Pero, supongamos, que eso fue hace mucho y el país cambió ¿Por qué no aprovechan la mayoría enorme que tienen en las cámaras para volver a poner las retenciones? Porque, por loco que uno esté, o hay plata o no hay plata, las dos cosas al mismo tiempo no se pueden dar.

Además de las retenciones están en espera los impuestos a la riqueza y el control de las divisas, o el “cepo” como le gusta llamarle Clarín.

Es muy probable que el PRO, Cambiemos, los radicales de Angeloz y lo que sea por el estilo ya hayan dado todo de si, por eso ahora se viene el continuismo.

De a poquito el discurso de los medios va virando, ya se reconoce que estamos cada vez peor y que el hambre y la miseria avanzan, aparecen los massistas llorando por la recesión, la hambruna y la pérdida de empleos, cagamos, ahora empieza el falso debate entre los cambiemos y los no-cambiemos que vendrían a ser los massistas y el peronismo de ya-no-se-sabe-bien-que.

Ahora viene lo peor, el lavado de cerebro a la clase media, hay compañeros, compañeros en serio, gente esclarecida, están insistiendo con los casos de corrupción de los payasos, Michetti, la mujer de Leuco, los majules, cualquiera, si, son todos chorizos, se hacen pagar fortunas por servicios inexistentes sin licitación, lavan guita que viene de los narcos, evaden, blanquean, la llevan a Panamá, trabajan para los bancos lavadores y lo que ustedes quieran, ahora viene la parte en que los massistas se suben a los pedales, se vienen causas y acusaciones ¿Cuál es el objetivo? Dejarle en claro a los cerebros blandos de la clase media que el problema son los vueltos que se llevan los funcionarios y que Massita con la Sra. Caamaño de Barrionuevo te va a arreglar todo.

Yo les pregunto, con una mano, las dos, en el corazón cuál es la diferencia entre Pratgüei y Lavagna.

Se vienen no la crítica lúcida, el análisis y los datos, se vienen los desplantes. Los gritos y grititos, los portazos, las burlas y todo para tapar que massita está llamado a ser el Delarua del Payaso.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Para la navidad el Payaso te regala balas de goma… y todavía te quejás!

Primero aclaro que estoy muy lejos de ser un adivino. Voy a repetir cual es mi método, leo las cifras, y ando por la calle, si las cifras y la calle van para el mismo lado, todo bien, por ejemplo, algunos medios y los blogs informan que están cerrando comercios, cuando camino, veo que, donde había unos bolichitos, ahora hay locales vacíos, entonces es cierto.

Lo que es muy difícil de medir es para donde va la cosa, si, por ejemplo, todos los pequeños comerciantes que “tenían” que ser eliminados ya están o si faltan, da la impresión de que la sangría sigue.

La desocupación es difícil de calcular en los trabajadores en negro, puede ser entre medio y un millón, aunque tengo que reconocer que esa disminución todavía no se advierte en la calle. Hay una ecuación sencilla si la gente tiene que ir a trabajar no tiene tiempo de andar participando de cortes y acciones de protesta varias.

La baja de salarios va aumentando a medida que se desciende en la escala social, los cálculos que dan un 10 % de baja se basan exclusivamente en gente que gana de 30 mil para arriba. Los empleados en negro deben estar en una pérdida del 30-40 %. La cifra surge de salarios que aumentan a ritmo de tortuga y la inflación infernal en alimentos.

Y el ajuste y el tarifazo apenas si empezaron. Recordemos que el tarifazo de gas simplemente se pospuso, el de luz es “insuficiente”, el de transporte está al caer y el de agua no se siente tanto.

La caída de la economía se esta espiralizando parece que, cada vez más, la recesión alimenta a la inflación vía la importación y el endeudamiento. La situación parece una especie de círculo vicioso, es como esos perros, pobrecitos, atados que giran alrededor de un árbol, a cada vuelta la cadena es más corta.

¿Por qué está pasando esto?

En una época, no muy lejana, los gobiernos liberales se preocupaban por las cuentas, aunque sea con la gente afuera, Maxi Kirchner decía, pero que las cuentas cierren. Cavallo vivía obsesionado por el déficit. Bueno eso se terminó, en un año el déficit se cuadruplicó.

La consecuencia del déficit es, chocolate por la noticia, que el estado tiene cada vez menos guita. Eso no se esta notando porque, efectivamente, hay una “lluvia de dólares” prestados. Yo no se como lo llamaran los técnicos a eso pero es una burbuja de endeudamiento. El año que viene hay que pagar 20 mil millones de dólares, con el peronismo estábamos pagando menos de 5.

No solamente es la deuda, la fuga de divisas suma 11 mil millones de dólares, quiere decir que estamos sacando el agua del bote con un tacho agujereado. Hay algo más, aparte de eso, el gobierno del Payaso es un gobierno gastador, es caro, está lleno de contratos extraños, de ñoquis costosos, de malos manejos.

Muchos blogueros y aledaños están previendo graves despelotes a fin de año, a lo mejor recuerdan navidades de los últimos años que terminaban en saqueos, se olvidan que detrás de los saqueos estaban dirigentes sindicales, como el Momo, Moyano y la CTA de Micheli, organizaciones misteriosas troskistoides e incluso sectores del movimiento piquetero. Parece que algunos se olvidaron del enorme arco de alianzas que tiene el gorilismo. Esos mismos sectores se van a ocupar de que no pase nada. Hay que ver si pueden hacerlo. Si me preguntan a mí la calle está re-tranquila, en cuanto a actividad piquetera o protestas varias.

Aunque también leí que en provincia estaban comprando a toda marcha, sería interesante saber cuanto va a salir, comida, más bien golosinas, para repartir en cajas. Se habla de 150 mil cajas.

Si van a repartir 150 mil cajas con pan dulce y garrapiñada entonces es muy probable que haya despelotes más o menos graves, para empezar harían falta 3 millones de cajas y que contengan algún alimento razonable.

Con esto hay 2 posibilidades: que muestren, por una vez en la vida, eficiencia y el consuelo de navidad llegue más o menos masivamente adonde tiene que llegar, la segunda alternativa es que hagan lo que vienen haciendo y sea un desastre, en este caso, el desastre se va sentir pero no puedo asegurar de que forma, pienso en cortes, movilizaciones y ollas populares.

Como de último momento leemos en “Tiempo Argentino” que las cajas cuestan 250 mangos pero valen menos de 100. Nada son esas cajas. Al mismo tiempo uno lee a Pérsico que dice que está todo bien que las familias más humildes van a tener una mesa de navidad con sidra y pan dulce ¿Están hablando pelotudeces o lo que dicen tiene una base real?

Los dirigentes parecen pensar que la cosa no es tan grave y que repartiendo turrones y entregando una suma pequeña va a haber calma.

Al parecer ya en lugares lejanos del 3er cordón organizaciones o espontáneos están saliendo a pedir a los supermercados. En cuanto a la represión, nos reímos, no digo que no haya motivo, de Pato Malbec, pero hasta el momento la repre ha sido ejecutada magistralmente, le llenaron el culo de balas de gomas a los laburantes sin matar a ninguno, moler a palos sin matar es la receta “moderna” y “democrática” ¿Seguirá siendo así?

Después de una navidad con represión y muertos es imposible predecir de qué manera sigue esto.

Lo que es evidente es que existe una voluntad de golpear y reprimir de parte del gobierno payasesco, y que las organizaciones, formales o no, de piqueteros, barrios pobres y aledaños lo saben perfectamente.

La verdad es que ningún sector significativo quiere un despelote, hay que ver si la gente de base está para arreglársela con 2 mangos. Y hay que ver hasta donde llega la paciencia de los dueños de supermercados y la desesperación y la disciplina de los millones de argentinos que están quedándose fuera de todo.

Baby Etchecopar, o como carajo se llame, está en tren de perder la chaveta, ahora llega la parte en que la derecha le corta el rostro, a la derecha le gustan los nazis que juegan a las escondidas, no los bocones. Por otra parte Baby, querido, mirá, me duele más a mí que a vos, te lo digo bien porque te quiero, sos un enano obeso y morochito, no perteneces a la raza superior, lamentablemente.

domingo, 27 de noviembre de 2016

No me asusten a los pibes al pedo, es mentira, Fidel no se murió.

En La Boca en el frente de mi casa hay un depósito de cartón, los carritos parecen estar volviéndose más precarios, más de palitos, los que tienen un caballo son la nueva burguesía, A la vuelta hay un conventillo, uno se pude sentar en la vereda y pasarse horas, días, sin ver una cara repetida, por unos 2000 mangos podes alquilar una pieza con vista al baño.

Algunos, más bien pocos, estuvimos en la facultad de derecho para oír a Fidel, no sabíamos que ese era el prólogo del retorno del peronismo. Los que quedan lo recuerdan, ese patriarca de barba blanca, un país revolucionario que camina.

Los que quedan, los pibes, los pobres somos siempre los pibes, llegará el día en que seamos señores, llegará el día en que seamos Fidel, los pobres tienen la estampita y le rezan, como a Jesucristo, también es un barbudo. Los ateos comunistas no van al cielo, los ateos comunistas se quedan a pelear en la tierra.

Para los pibes, uno, ciertamente, no es Fidel, pero ya es un anciano, los pibes están preocupados, me preguntan si se murió. Los padres de los pibes lo vieron, junto con la asamblea del barrio, en el año 2003 ¿Puede Fidel morirse? Por supuesto que no, les digo, solamente los hombrecitos pequeños nos morimos, el corazón nos hace paf, pif, no se como es la cosa y la quedamos, vamos a parar a la nada de la que vinimos y nos llora nuestra familia y los 4 amigos de siempre, y está todo bien, así es como es, así siempre ha sido.

Pero Fidel.

Fidel se subió audazmente a un bote destartalado, los botes viejos se hunden fácilmente en el mar Caribe, se los comen los tiburones, un ejército entero los esperaba, es lo que les espera a todos los que desafían a la ley del Imperio, los balazos del ejército de Batista, o como se llame, se detuvieron en su campera, en sus pantalones de soldado, en el botiquín absurdo del Che.

Y la muerte esperaba a Fidel y sus 12 apóstoles en la Sierra Maestra, los aviones lo buscaban, las ametralladoras, tipos traidores que por unos dólares te apuntan a la espalda, siempre había alguien, a la espalda de Fidel, para protegerlo, un pueblo, un ángel venido del remoto futuro.

Misiles, lanzallamas, Iron Man y armas raras, todos pasaron de largo, explotaron y mataron pero fue inútil.

Un día Fidel estuvo en La Habana, la multitud salió del silencio y de la oscuridad. Fidel habló y los únicos que acertaron fueron los supersticiosos creyentes, Fidel estaba protegido por Espíritu Santo.

La viuda negra esperaba a Fidel, si hubiéramos tenido la suerte de conocer a la viuda negra, cientos, miles de nosotros, estaríamos todos muertos, uno no quiere escapar de esa dulce asesina mercenaria hermosa.

Es raro porque uno dice que la revolución está en el cuerpo. Ni eso alcanzó, el hermoso cuerpo sádico del ángel de la muerte.

Y los muchachos de la mafia, son los genios, los artistas del asesinato, las familias, unidas de Chicago, de Nueva York, de donde sea que florece el crimen, se la juraron, nadie se mete con los negocios del señor Lucky Luciano, francotiradores, monos subidos a helicópteros, fríos killers de películas de Bogart.

Y la CIA y el pentágono y la MOSSAD y todo tipo de agencia de la muerte, todos chocaron con la barba añeja, con la austera, precisa, dignidad de los cartoneros del barrio, con el discurso interminable, con la verdad de un hombre. Solo el pueblo salva al pueblo y el pueblo es Fidel.

Llegaron los invasores y Fidel se subió a un tanque. Hubo armas nucleares, la solución definitiva del Imperio, y ni aun así, Fidel, que todo lo sabe, conoce la canción de Bob Marley, esa que dice que no hay que tener miedo de las armas nucleares porque, ni aun ese poder infinito, puede detener el tiempo.

Un día cayeron las repúblicas socialistas y los buchones creyeron que, está vez si, iban a terminar con Fidel, aparentemente hay tipos de sangre que no son aptos para vampiros. Que se le va a hacer, mala suerte.

Fidel estaba en La Boca, comiendo pizza con ajo.

Por eso los que hemos visto algunas cosas, una dictadura militar, un campo de exterminio, la opulencia boluda y culposa, y culpable, del primer mundo, les decimos que no teman, que Fidel está, en cualquier acto simple de rebeldía, en cualquier cuestionamiento, en la asamblea del barrio pobre, en el cambalache, en el brillo en los ojos de los que empiezan el combate hacia el futuro, en los pibes.

Entonces ¿Le llegará la hora a Fidel algún día? Todo tiene su ciclo en este mundo, un día los pibes pobres, los excluidos, los que no tienen voz, los hambrientos, los desesperados gobernaran. Así está predicho.

Todavía no es el momento.

viernes, 25 de noviembre de 2016

El asesinato del juez Fayt no quedará impune. Boudou cada vez más complicado.

Muchos mencionan a la edad avanzada como un inconveniente ¿Qué saben esos jovencitos?, cuando, en realidad los años no hacen sino mejorar a las personas, el juez Fayt es el mejor ejemplo de alguien a quien la madurez le había conferido una mayor energía, una mayor claridad producto quizás de su actividad incansable y de su intelecto superior.

Por eso no hay ningún indicio, repito, no hay ningún indicio de que su salud y su estado físico y mental no fueran excelentes.

Por ejemplo el querido juez que renunció por vaya uno a saber que presiones, era un hombre con muchos años por delante, al punto que había iniciado un tórrido romance con Bárbara Culetti una modelo de Pancho Dotto de 24 años, se habían conocido haciendo jogging en el rosedal de Palermo y habían participado de un congreso de la UOM, junto a los Moyano, los chismes de la farándula los daban de luna de miel en Cancún, en el mismo prostíbulo donde pasó su luna de miel nuestro jefe de estado. También son conocidas las estupendas prestaciones deportivas del juez, en particular su rigurosa rutina de entrenamiento con la primera división del Club Boca Júnior y su participación destacada en los juegos olímpicos de Río donde eran famosas sus escapadas nocturnas junto al hijo de la diputada Stolbizer de apellido que suena parecido a Pitrola.

Toda esta actividad nos define al ex supremo como un hombre experimentado, maduro pero con toda una vida por delante. Repito, por delante.

¿Cómo puede ser que este jurisconsulto lúcido, activo, coqueto, dulce, soñador, primoroso y elegante aparezca muerto así, sin ninguna explicación? ¿Nos están cargando? ¿Acaso la inquina y el odio de los ultra kirchneristas para con el juez es una novedad?

Las pruebas se están acumulando, la diputada Carrió confirmó la presencia de misteriosos hombres con turbante a la entrada de la Pizzería Las Cuartetas en plena calle corrientes, pocos minutos antes del fatídico desenlace. Desde Israel los sectores más ecuánimes de la comunidad internacional revelaron documentos secretos donde Hizbollah amenaza al intrépido, y enamorado, juez argentino. La oposición venezolana, golpeada pero de pie, por boca del boludo de Wisñaski, denuncia operaciones secretas del gobierno de Maduro en documentos que pronto, en cuestión de horas, verán la luz.

Hay muchos que vieron algo raro, es más, su número crece día a día.

En los últimos días, cubanos delegados de la FARC desembarcaron por buquebus, cansados después de semejante viaje ¿Puede ser eso casualidad? ¿Alguien puede dudar de que los cubanos venían en son de guerra sin dar ni pedir cuartel?

Lo más repugnante de esta trama de mentiras y ocultamiento es la conexión local, la misma unión del narcotráfico, el extremismo político, los masones y un par de amigos de Pity Álvarez que se llevó al ex supremo, amenaza ahora a lo mejor de nuestra sociedad, periodistas independientes, empresarios de medios, economistas y hasta a Barbie Velez.

Una de las implicadas directas en este crimen abominable es la madre de la ex presidenta, una figura extraña, confusa, mezclada en operaciones inconfesables desde su lejano bunker a prueba de bombas de La Plata.

Y queremos echar luz sobre la participación del ex vicepresidente Boudou, la aparición de numeroso material de la imprenta Ciccone, del auto, de alta gama, modelo 95 que, oh! casualidad, olvido patentar, la moto, la minita rubia con la que salía, todo lo sitúa en el lugar del crimen.

La Cámpora, ese nido de terroristas, mantiene un sospechoso silencio.

Creen que haciendo desaparecer las balas, disimulando los venenos, creando un sismo para ocultar al coche bomba y barriendo la zona con rayos láser y armas bacteriológicas, van a tapar la verdad pero la investigación sigue, el cerco se cierra sobre los culpables.

Esta vez Boudou si que esta complicado. Muy complicado.

Tal vez la verdadera conspiración no sea desvelada nunca pero seguiremos acusando y generando sospechas, para siempre.

Jorge Larrata para Univisión.

lunes, 21 de noviembre de 2016

El muro de Trump es lo mejor que les puede pasar a los mexicanos.

Los países serios, los triunfadores, los que, como decían los europeos de la era del Imperio, “tienen historia”, tienen una idea fija: el tratado de libre comercio.

En otros tiempos solamente después de perder la soberanía en una buena guerra te imponían un tratado así. Rosas fue traicionado, el ejército de Urquiza estaba pensado para pelear contra Brasil, a su vez un peón británico, Urquiza se nos dio vuelta y ustedes saben como terminó la historia. En el Paraguay mataron al 90 % de los hombres. Ahora los tiempos cambiaron, ahora viene una elite que parece no tener lazo alguno con su propio país, los diputados que votaron por pagarles a los buitres sin ir más lejos.

El otro día hablaba con unos cumpas que habían estado exiliados en México, recordaban crecimiento y buena vida. Entre 1960 y los 80 México creció a tasas comparables con Japón y Corea. Después del año 80 les vino la noche.

Adivinen que fue lo que pasó.

No solamente eso, los mexicanos tienen al centro de la oscuridad mucho más cerca que nosotros. En 1994 los metieron en el NAFTA (north american free agarrámela con la mano o algo) con dos países serios y generosos: los States y Canadá. El 60 % de la tierra cultivada de México estaba ocupada con maíz, unos 3 millones de mexicanos tenían su campo y, bien o mal, los chamacos comían lo que ellos llaman “tortillas”. En total unos 18 millones de mexicanos vivían del maíz. Con el NAFTA llegaron los productores yanquis, campos enormes, cultivados con técnicas modernas y subsidiados por el estado yanqui con sumas disparatadas. Ya con eso hubiera sido suficiente para hacer bien mierda a los mexicanos. Pero estamos hablando del capitalismo en la faz imperialista avanzada, nunca es suficiente.

Recuerden, por favor, eso: nunca es suficiente.

Uno podía esperar que si bien la agricultura mexicana, para los fines prácticos, había fenecido, los pobres, pobres mexicanos, podían acceder a tortillas baratas, eso sería lo lógico ¿No es así? Libre mercado, hay mucho maíz, la comida tiene que ser barata. No mis queridos, el estado mexicano que subsidiaba el maíz dejó de hacerlo, las tortillas multiplicaron su precio por 7.

El NAFTA dejó 1 millón y medio de mexicanos en la calle, los índices de pobreza subieron un 50 % y la frontera se llenó de desesperados que escapan de la miseria.

Con el NAFTA aparecieron esas fábricas que no son verdaderas fábricas sino que ensamblan cosas, como no son verdaderas fábricas, los obreros, según parece, no son verdaderos obreros y los salarios no son verdaderos salarios. Pero eso, aun siendo mucho, no es todo, no, porque resulta que los amigos chinos tienen fábricas de verdad y chinos que, con servicios subsidiados, laburan por monedas, y ahí terminó la “industrialización” del país azteca.

El 80 % de lo que exportan los mexicanos va para los States, más del 50 % está en la pobreza, la llegada de 2 o 3 millones de deportados sería un cataclismo como nunca se ha visto.

Del lado yanqui, a quien le importan los cuates después de todo, los productores más chicos, la federación agraria de allá, estuvo entre los perdedores y muchas industrias se fueron para no volver, a la tierra de los mariachis, los obreros y la clase media blanca también perdieron. Los ganadores son los mismos de siempre, los dueños del capital monopólico tanto de un lado como del otro del “border”.

La globalización y los tratados de libre comercio son contrarios al progreso, es eso, simplemente.

Por otra parte, y como veníamos diciendo, la inmigración masiva beneficia a muchos productores yanquis que consiguen mano de obra, más o menos calificada, recuerden que son campesinos que huyen, a costo mínimo. En California los inmigrantes son el 70 % de los que laburan en el campo.

Trump, como de costumbre, tiene razón, los mexicanos deberían construir un muro. A mediano plazo es la única salvación.


Ya sale el libro de pensamientos de Franco Macri y Ratazzi, se va a llamar: “Dialoggi ilustrato entre due vejetti bufarrone cocolichi anche un po nazistichi qui fundierano sua propia empressa e cagaseno tanti al stato come a suo laboratore”.

jueves, 17 de noviembre de 2016

No se engañen, al Payaso le está yendo bien.

Lo más común es oír, entre los arrepentidos y gente que no lo votó, que “esto es un desastre”, a continuación viene una descripción de la caída del salario, la pérdida de prestaciones como los remedios de los jubilados, de la suspensión/eliminación de obras públicas, la desaparición de pymes y pequeños comercios, la desocupación, el endeudamiento y, como resumen de todo, la caída del PBI.

La conclusión inevitable es que todo esta yendo horriblemente mal, eso es porque, en primer lugar uno está, desde un principio, en contra de los payasos, también es cierto que mucha gente está cerca o pertenece a los que se han visto perjudicados, puede ser que esa opinión sea mayoritaria, masiva. Pero, por ahora al menos, no es lo suficientemente extendida, en parte hay gente que cree ¿En qué cree la gente que cree? Cree en vivir mal, es parecida a la opinión que afirmaba que los muchachos, atrozmente maltratados en la colimba, “se hacían hombres”.

Incluso ¿Cuánta gente vieja nos queda que piensa que estábamos bien, brutalmente bien diríamos, con los milicos? Con los milicos había respeto, la gente era modesta y gentil, dormías con la puerta abierta, eran jóvenes, tomaban la leche en casa y el mundo les sonreía. Después de todos estos años todavía me encuentro con los “jóvenes de ayer” que se me cagan de la risa de los secuestros, los chupaderos, la tortura y los pibes asesinados a los 18 años, ellos corrían picadas con un fitito. Por cierto que de ahí viene el show de las cifras de desaparecidos, de bajarle el precio a la dictadura, es como decirnos ¿Vieron sonsitos? eran 4 gatos locos, nada importante.

Después además de los jóvenes de la dictadura tenemos al comando “el aguante”, gente que pagó poco gas porque dejó de usar los calefactores y se cagó de frío, encima se jodió porque, gracias a las protestas y a la desobediencia de un sector del poder judicial, terminamos pagando menos que antes.

De cualquier manera cagarse de frío les aportó una superioridad moral irrebatible, el sufrimiento purifica.

Los pelotudos que, encima de vivir sufriendo, lo justifican, van a ir a cielo.

Después están los “progresistas” que están obsesionados con los funcionarios que se llevan unos mangos, los 10 millones de dólares que se estaba llevando el gran López equivalen a la tercera parte de los dólares que se evaden por día, ¡por día!, en la Argentina, y por los ladrones de gallinas en general ¿Por qué persiguen con tanto ahínco a los chorritos de poca monta? Por dos motivos, porque no se bancan enfrentarse con los que te jedi y porque no está bien mirado meterse con los judíos, por ahora.

Después están los criollos del medio que están en estado de hipnosis por el diario Clarín, los hijos de puta todavía leen diarios de papel, y por los grandes carteles en la calle que prometen obras colosales con fotos gigantes de un río, una represa, que-se-yo-que.

Y hay otro factor más, al gobierno no le esta yendo mal porque esto, esta catástrofe, es lo que quieren hacer ¿Por qué reducir a un país a la miseria, a mendigar préstamos, a que los científicos y baleros varios emigren, a la exclusión? En parte es lo que les dicen que tienen que hacer, si el embajador yanqui u otro payaso del primer mundo se enoja, estos tipos se hacen el hara-kiri, en parte es lo que creen que hay que hacer, te lo están diciendo, te dicen que “hay que hacer como Chile” o, incluso, como el Paraguay, ninguno te dice que hay que imitar a los daneses, porque Dinamarca esta en crisis ¿Viste?

Al gobierno le esta yendo bárbaro, hasta ahora han hecho todo lo que quisieron hacer. Los elementos dinámicos y combativos del país son, en una buena parte, pymes, pequeños bolichero, docentes, científicos y técnicos calificados de las industrias, a todos esos nos vienen dando, en parte para pauperizar el país, en parte para tenernos jodidos y que no reaccionemos, y en parte nos odian porque no somos unos parásitos como ellos.

Quieren que el país este recontra endeudado, es buenísimo, porque cada vez que refinancias el FMI te dice que es lo que hay que hacer y no perdes tiempo con metas de desarrollo o pleno empleo. El endeudamiento asfixiante te libera de la responsabilidad y te deja hacer lo que más te gusta: ser una figura decorativa.

La otra cosa que querían hacer y han logrado es que los alimentos estén muy caros, en parte para exportar todo el trigo y la carne que se pueda, y en parte para tener a la gente hambreada, así la controlas con una bolsa de fideos y la haces trabajar poco menos que gratis, me acuerdo cuando los peronistas pusieron la AUH, muchos “hombres de campo” protestaban por la perdida de la “mano de obra” por un subsidio que equivalía a 80 dólares.

La caída del mercado interno no les preocupa, no solamente no les interesa, quieren achicar el consumo a niveles ínfimos y los que todavía puedan comprar algo que lo compren fuera del país ¿Por qué? Para aportar a la “economía global”, para los ideólogos de la derecha solamente deben subsistir las industrias que sean “eficientes” que produzcan zapatillas o televisores que compitan con los chinos, eso excluye de antemano casi cualquier producción industrial en el país. Cuando las industrias cierran es un triunfo para el gobierno.

La mejor señal de que les está yendo bien es que no hubo, ni hay en vista, ningún cambio, Aramburen fue defenestrado, sin embargo, el tarifazo simplemente pasó para más adelante, Pratgüei sigue hablando tonterías y la inflación está por encima del 50 % anual y subiendo, la canciller, nadie sabe bien para que, lo sigue siendo, todos siguen en su puesto es obvio que, en todos los casos, ese es el plan.


Y recuerden que yo no hablo del país ni del gobierno, hablo del Payaso.


Y otra cosa más, si el país se hunde es por culpa del guacho ese de Trump.


En el parlamento, nunca mejor dicho, le siguen votando todo al Yosapa, la única resistencia que queda son los galgos.

martes, 15 de noviembre de 2016

La prohibición de vender cerveza en los kioscos va a generar más fumadores de marihuana.

Me acuerdo que, al principio, todos los funcionarios incluían en alguna parte de su discurso alguna admonición sobre la “guerra contra la droga”, hay mucho silencio, en los últimos meses, respecto a eso, hay mucho silencio respecto a todo.

Para empezar los yanquis inventaron la guerra antidroga para perseguir a los negros y latinos que, al parecer bajo el efecto de la papa, se estaban envalentonando. La persecución contra la droga empezó con el racismo, siguió con el racismo y va a morir siendo racista, por cada blanco que la cana yanqui pesca fumando caño, pescan a 10 morochos, y los blancos se fuman más que los gronchos.

Acá es, como de costumbre, lo mismo, un poquito peor, un poco más trucho, las villas son asaltadas por canas militarizados para llevarse 3 porros y 2 mogras de frula. Mientras en los países serios, en los países normales, rige cada vez más una política de “control de daños”, en Suiza, a los pichicateros, hay centros de salud que les suministran la papa, en Holanda el fumo está legalizado y te lo venden en unos boliches. En el Uruguay, no se en que mes, empiezan a vender el fumo en todos lados.

¿Cuál es la idea del control de daños? Controlar y reducir el consumo sin marginar ni cagar a palos a los adictos, se descubrió, vaya novedad, que el 90 %, o más, de los tipos que consumen falopa con fines recreativos no se vuelven adictos. Es peor todavía, muchos, por no decir casi todos, los tipos que si se vuelven adictos, pueden llevar una vida normal, dándose un saque de vez en cuando.

Ya desde hace tiempo, en nuestra pampa, nunca mejor dicho, bárbara, estamos yendo al revés, nos aparecen juecesitos y fiscalitos que persiguen a pibes que se están quemando un caño.

Ya desde hace un tiempo, la ridiculez de la prohibición, que no prohíbe nada, esta avanzando, ahora no solo se trata de perseguir a los consumidores de drogas livianas, cosa que todos los especialistas consideran una barbaridad, sino de joder a los kiosquitos que venden cerveza.

¿Entienden el efecto que tiene esa boludez en la práctica? Cuando a los pibes no les venden cerveza, el dealer, que para eso está, se hace una fiesta. En vez de comprar cerveza, una droga legal y livianita y que, en el peor de los casos, tiene controles de calidad, les venden el fumo. Nadie sabe que carajo tiene el fumo que le venden a los pibes, cualquiera que tenga idea de cómo huele el fumo de verdad, huye espantado al sentir la porquería que les están vendiendos.

Tampoco es cierto que las cosas sean tal cual las plantean lo fumones, en pibes chicos el fumo hace mal.

Esto parece joda pero es así, es mejor dejarle las cosas al kiosquero, los tipos saben, sin necesidad de prohibiciones y represión, que es lo que va y lo que no va, saben cuando los pibes están comprando cerveza para compartir en un grupo grande, cuando le están llevando la cerveza a los viejos o hermanos mayores y cuando son muy chicos para andar bebiendo. No es que los kiosqueros se nos hayan vuelto unos buenos samaritanos, es que están en el barrio, conocen a la gente y la gente los conoce.

El dealer se maneja en las sombras, es, a su vez, un adicto, no le importa nada, les puede vender frula o pastenaca a pibes de 10 años sin ningún problema. ¿O ya se olvidaron de cómo hicieron cagar a los pibes en “Time Warp”?

Y otra cosa más, ya vamos a escribir sobre eso, pero en los States hace una bocha de años, los tipos que estaban contra la “guerra contra la droga” decían que entre muchos de los más fanáticos “enemigos” de la droga y los narcotraficantes había una relación. Un “lazo diabólico” si lo quieren expresar así.

Me pregunto seriamente si ahora, en nuestro país, no está pasando lo mismo.