cris

cris
Con Cristina.

domingo, 31 de marzo de 2013

De cómo fumarse una revolución, 1917 Marzo. Revolución rusa 10.

Este capítulo podría llamarse "la casa está en orden, felices pascuas". Pero hay cosas nuevas bajo el sol, o en la noche para el caso.
1.Con el Zar estábamos de fiesta, estábamos..
2.Los 4 zurditos de siempre.
3.El ascenso revolucionario.
4.La revolución en el descenso.
5.El país oscuro.
6.El retorno.
7.La guerra es el mejor negocio, 1914.
8.La retirada interminable
9.la revolución de febrero
Sigue este magnificó camino al desastre y a la tragédia ¿Por qué nos parece mejor este desastre que muchas historias felices entonces?

«¿Qué da la revolución a los desheredados? Después de haber alcanzado, en un principio, ciertos éxitos, el movimiento resulta, a la postre, vencido; le faltan siempre conocimientos, habilidad, medios, armas, jefes, un plan de acción fijo, y cae, indefenso, ante los conspiradores, que disponen de experiencia, habilidad y astucia.»
Marat, citado por Trotsky.

Cuestión militar
Lo primero que pretendía, ya desde un comienzo, el nuevo gobierno parlamentario era restaurar la disciplina militar y el orden en el ejército. El 1ro de marzo el Soviet emitió la orden nro 1. La orden dice que los soldados deberán formar comités y enviar delegados para que discutan con los oficiales. Digamos que no lo dice explícitamente pero tampoco lo niega. La orden reconoce que a partir de ahora los soldados obedecen al soviet. Es el primer paso hacia octubre. Los zaristas volvieron su mirada sobre los ejércitos del frente. También lo hicieron los dos nuevos gobiernos (el provisional y el del Soviet) que se habían formado en el palacio Tauride. El único ejército realmente en pie era el del frente sureste al mando de Brusilov al que lo último que le pasaba por la cabeza era volverse hacia su propio país para restaurar a Nicky el sanguinario. Era el tercer año de guerra para un país que, en el mejor de los casos, estaba preparado para una campaña de 6 meses. Prácticamente todos los oficiales juraron por el nuevo gobierno, por uno de los dos nuevos gobiernos habría que decir, una traición similar a la que ocurrió casi un siglo después cuando pelafustanes que habían sido generales, coroneles, que-se-yo-que de la Unión Soviética juraron por Rusia, le cambiaron el escudito al uniforme y siguieron adelante.

Locales
Para el 28 de febrero el comité ejecutivo del soviet prohibió las publicaciones monárquicas. Hubo protestas Unos días después empezó el debate. El 5 de marzo el comité clausuró las publicaciones de extrema derecha. Para el día 10 se levantó la clausura. Después del primer momento, en el que distintas organizaciones ocuparon locales que en general pertenecían a catrascas zaristas, empezó una serie interminable de "juicios" y protestas de parte de los antiguos propietarios que eran aristócratas y caraduras.

figurettis
Los primeros días de la revolución de febrero deben haber sido los mejores, la mayor parte de los charlatanes y figurettis de la revolución se encontraban o bien en el exilio, estos eran, claro, los más conspicuos charletas o bien de vacaciones en Siberia. El líder bolchevique en Petrogrado se llamaba Shliapnikov era un sindicalista. Lo que suele ser, que Lula nos perdone!, una garantía de mediocridad en política. El resto de los socialistas y afines de Petrogrado se parecen, sospechosamente, a los izquierdistas que conocemos en estos tiempos. Indecisos, indefinidos, analistas políticos parecidos a periodistas. Los desconocidos de siempre. Cuando estos aparecieron se puede decir que la segunda revolución ha terminado. Pero eso no es todo. Frente a una multitud de obreros y de soldados el Soviet de Petrogrado se constituyó la dirección nacional , la dirección quedó en manos de una coalición, maomeno, con 6 mencheviques, 2 bolcheviques, 2 Socialistas Revolucionarios y 5 intelectuales sueltos. Los SR no tenían peso en las ciudades y estaban más con los campesinos. Después 600 diputados fueron electos por los obreros y los soldados, eso fortaleció al ala derecha que quería mantener al Soviet lo más alejado del poder que fuera posible. Básicamente los soldados les pasaron por encima a los obreros que ya en aquel momento eran víctimas de la infiltración bolchevique. Con los soldados el soviet gana en "peso de masas" y representatividad y pierde en orientación política. Hay mucha gente que se queja porque, definitivamente, una asamblea de proletarios no se parece en nada a un parlamento con boludos de corbata que dicen: "Señor presidente!" y piden la palabra. La presencia de los proletarios es una especie de testimonio y las decisiones las toman los 4 que estuvieron en política, en cana o en alguna revolución. Pronto el soviet estuvo dirigido por intelectuales socialistas que más o menos entendían para donde iban los soldados y los obreros. Hasta que el intelecto de los intelectuales les empezó a fallar. El otro gobierno, el provisional, discutía en ese momento si había que emparchar la legalidad perdida con la caída del Zar, lo que quería el ala derecha al mando del liberal Miliukov, o si había que apoyarse en los soldados y obreros en la calle, es decir crear una nueva legalidad, que era lo que querían los socialistas conciliadores. Tal vez si se hubieran dejado estar un poco más el gobierno provisional no hubiera existido y el gobierno hubiese caído directamente en manos del soviet. Pero eso no era lo que Kerenski, el único que era tanto miembro del parlamento zarista como del soviet, y otros socialistas de derecha querían. Eso sin contar con que en aquellos primeros días de marzo aun se creía que los generales zaristas les iban a mandar tropas del frente a las que suponían con la moral en alto y el ferviente deseo de restaurar al Zar. El otro problema que, aparentemente, veían muy grave era el de la anarquía, que los soldados aburridos se emborracharan, la emprendieran a los tiros y el mundo se viniera abajo. Que, para ser sinceros, no es ninguna mala idea. Pero el universo no funciona de ese modo. El programa del gobierno provisional establece todo tipo de libertades civiles, igualdad ante la ley y derechos individuales. Amnistía, libertad de expresión, voto universal para los consejos regionales etc. Cesan las discriminaciones raciales, culturales o religiosas.

Leyes importantes
El tema de la distribución de alimentos en la Petrogrado quedó en manos de el comité. Que adoptó medidas de "socialismo de guerra", requisa de reservas de trigo, control del estado sobre la producción, intercambio regular con el campo. Nada de eso fue puesto en práctica. En principio el soviet decidió que no habría jornada de 8 horas en la nueva Rusia. Los mencheviques argumentaron, habilmente, que el proletariado no podía enfrentar a la reacción y a los capitalistas al mismo tiempo. Los obreros, guiados por ya-saben-quien, decidieron irse a casa después de 8 horas y de ese modo se implantó. Para luchar contra las 8 horas los periódicos liberales iniciaron una campaña, esas campañas que en la Argentina no han ocurrido nunca, para enfrentar a los obreros, vagos que quieren trabajar solo 8 horas, con los soldados, ¿Acaso los soldados cuentan las horas en sus trincheras? Los obreros organizaron "visitas guiadas" de soldados a las fábricas. La verdad terminó por matar a la "investigación periodística".

Stalin vuelve
El día 12 Stalin y Kamenev regresan de siberia. Stalin es bien recibido, no así Kamenev que desde 1915 está en falta con el partido. La orientación, que en un principio era más de izquierda, retrocede hasta los puntos de vista del partido en 1916 que eran los de la socialdemocracia. Stalin forma parte tanto de ejecutivo del soviet como de la redacción de Pravda. El día 14 Stalin escribe que los campesinos no esperen la asamblea constituyente ni ninguna otra movida que deben tomar la tierra ahora.
Mientras el soviet hace un llamado "al pueblo de todo el mundo" por una paz sin anexiones el gobierno provisional prohíbe a polacos y finlandeses independizarse.
Para el final de marzo los americanos entran a la guerra mundial. En Petrogrado rinden homenaje a los mártires de la revolución desde el barrio reo de Vyborg llevan más de 50 ataúdes rojos.

¿Para cuándo un video rap con Nelson “Sra. Presidente” Castro? Los tics que hace cuando se le tuerce la boca son una manifestación coreográfica rutilante, parece estar en ebullición, cada vez más enojado, ignorante e incoherente. No es bueno que, improvisados que ni siquiera apoyaron un poquito el culo en los bancos de una escuela de periodismo, ejerzan sin papeles. Volvé a la cirugía o lo que sea aquello para lo cual te formaste Nelson, te lo digo de onda.

Todos los perros y demás animales artistas sabemos que existen los razzies que son un premio a las peores películas y a las peores performances. Yo gané uno con la película “El número de la bestia”, hacía de demonio perruno que le comía el coco a la gente a través de los celulares, pronto llega la remake.

rr

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piensa mal y acertarás