cris

cris
Con Cristina.

miércoles, 20 de abril de 2016

La guerra de Kolchak. Revolución Rusa 37.

“Ahora sabemos que sus días [los de los bolcheviques] están contados, desde que ya no cuentan con el apoyo de los Germanos y los Magiares, pronto van a ser expulsados de Rusia” Diario de Irkutsk, noviembre 1918.


Intro
Kolchak
tenía todo a favor, en los primeros meses de 1919 recibió 1 millón de rifles, 15 mil ametralladoras, 700 cañones, 800 millones de cajas de municiones y uniformes para medio millón de soldados. Con mucha suerte la república socialista podía fabricar la tercera parte de eso en un año. 40 mil soldados aliados, checos, yanquis, británicos, italianos, franceses y otros, controlaban la retaguardia hasta Vladivostok que era donde desembarcaba la ayuda.
El ejército blanco contaba con 2 tipos de soldados, los soldados de verdad que o bien habían participado de la guerra mundial o habían estado con las tropas de Samara o incluso con ciudades del Volga que se habían rebelado contra los bolcheviques y los conscriptos de Siberia que, en la práctica, eran muchachos adolescentes que no habían podido escapar de la leva de Kolchak y carecían no solo de buen entrenamiento sino también de cualquier conexión con el gobierno blanco. Knox y los británicos les habían aconsejado disponer de unas divisiones en la retaguardia como reserva y para darles un entrenamiento superior, lo normal en cualquier ejército de línea en esa época pero los kolchakistas se habían negado, pensaban que bastaría con aparecer en el campo de batalla para que los rojos se desbandaran y que la caída del poder soviético era cosa de semanas.
La ofensiva de Kolchak comenzó a principios de marzo, mucho se debate en los libros sobre si convenía comenzar tan temprano sin tener un ejército en condiciones y, lo que es peor, sin coordinar sus acciones con los blancos de Denikin en el sur. Se dice que tenían dificultades para comunicarse, había una “zona roja” en medio de los dos dictadores blancos pero era como un queso gruyere y los mariscales blancos se comunicaban por telégrafo sin problema. Se dice que el general y el almirante tenían problemas de ego y que cada uno quería llegar a Moscú antes que el otro, es un punto de vista absurdo pero que linda que es la historia contada por románticos ¡Aunque esa no es la historia! El primer y obvio motivo para el apuro de Kolchak es la presión de los aliados, estos querían resultados para poder mostrarle a sus gobiernos, y a los inversores, que valía la pena apoyar a la contra siberiana, el segundo motivo eran los asesores del dictador que estaban seguros, segurísimos de la debilidad de los rojos y hay un tercer motivo oculto: los rojos estaban haciéndose más fuertes y aprendiendo.
El ejército blanco de Kolchak atacó Sovdepia desde 3 direcciones, al norte conducido por Gaida contaban con 45 mil soldados la idea era conectarse con los aliados que estaban en el norte Murmansk-Archangel. Al centro el “ejército del oeste” del general Khanzhin contaba con más de 40 mil soldados, sobrevivientes del ejército de Samara (ver el capítulo 31). Khanzhin usó trineos y tomó Ufa, a mitad de abril estaban en camino a Samara, había avanzado 550 kilómetros. Al sur tenían un ejército de 20 mil hombres al mando de un tal Belov y, más al sur todavía, tenían 2 ejércitos cosacos de 15 mil soldados cada uno. La superioridad de los blancos era enorme. El 30 de abril el Times de Londres, que nunca miente, anunciaba el inminente colapso del gobierno soviético.
Después les pasó lo que les pasa a todos los invasores de Rusia, el hielo se derritió y quedaron chapoteando en el barro.
Entre el volga y el río Tobol vive un pueblo llamado Bashkir, de origen iraní y del cual, probablemente, nunca van a volver a oír hablar, sin ánimo de ofender. Los bashkires habían tenido una larga serie de desencuentros con los bolches y una fuerza de alrededor de 6500 bashkires combatían para los blancos. Kolchak, en una decisión genial, ordenó disolver los regimientos bashkires e incorporarlos a los blancos. Los soviets terminaron por ofrecerles una república autónoma y los bashkires se pasaron de bando en masa en febrero de 1919. Y así fue como los musulmanes bashkires tuvieron, creo que es la primera, una feliz república dentro del estado soviético.

Sovdepia contraataca.
El día 28 de abril Sovdepia contraatacó. Al frente estaba uno de los pocos generales competentes del ejército rojo Mikhail Frunze, el KOMSOMOL, la juventud comunista, envió 3000 militantes. Los blancos se frenaron, empezaron a retroceder y tuvieron deserciones masivas y hasta motines. En junio unidades enteras mataron a sus oficiales y se pasaron a los rojos. No solamente los kolchakistas tenían que luchar contra el ejército, cada vez mejor entrenado y dirigido, de Sovdepia sino contra los guerrilleros, la rebelión empezó por los muchachos que desertaban de la conscripción, en principio los bolcheviques eran poco menos que desconocidos en Siberia, y la mayor parte de la guerrilla estaba en contacto con los SR, pero eso va a ir cambiando con el paso de los meses. Otro motivo para la debilidad de los blancos fue la escasa participación de los cosacos, eran menos en Siberia y para colmo tenían jefes como Semenov y Kalmykov más preocupados con matar y robar que por la guerra. Además los kolchakistas no querían reclutar a soldados veteranos de la guerra mundial a los que sospechaban de “infectados” de bolchevismo. Del mismo modo la infraestructura industrial fue destruida para evitar que hubiera obreros rojos. Todas las necesidades del ejército de Kolchak debían ser abastecidas desde Vladisvotok por los aliados. La verdad es que los blancos habían conservado una región con alrededor de 8 millones de habitantes, durante medio año y sin mayores amenazas desde sovdepia, con el apoyo de los aliados y de la burguesía que supuestamente son grandes técnicos y saben como hacer andar las cosas y, sin embargo, el ejército que armaron eran bastante lamentable.

Pogrom.
Después de pensarlo y analizarlo profundamente Kolchak y los dirigentes blancos encontraron la causa de las derrotas. Las derrotas del ejército blanco se debían a la maldad de los judíos ¿No era Trotsky judío después de todo? Por eso se decidió organizar una serie de divertidas cacerías de hebreos, desgraciadamente, a diferencia de Ucrania, el número de judíos en Siberia era bajo, de cualquier modo en Ekaterimburg 2 mil judaicos fueron masacrados. Pero Kolchak, mis amigos, se parece mucho a algunos gobernantes modernos, mientras los jefecitos blancos emitían proclamas antisemitas, el dictador les aseguraba a los líderes religiosos y a los comerciantes moishes que estaba todo bien.

Chapaev.
El día 7 de junio el mítico comandante Chapaev al frente de su 25ava división cruzó el Volga cerca de Ufa y estableció una cabeza de puente, el día 8 los blancos decidieron usar su “brigada de choque” para defender la ciudad, eran soldados de Kappel. Los soldados de elite blancos eran todos oficiales condecorados de la primera guerra mundial, usaban estandartes con tibias y calaveras y la inscripción “Dios está con nosotros”. Marchaban con las bayonetas caladas en absoluto silencio. Los comandantes rojos afirman que eran una visión terrorífica. Chapaev era un simple campesino pero también había sido condecorado en la guerra mundial, 3 veces. Se ha convertido en leyenda por representar no tanto a los ideólogos y comisarios politizados bolcheviques como a los campesinos simples. Y la república socialista en su miseria fabricaba unas bastante aceptables ametralladoras. Chapaev emboscó a la brigada de choque, al final del día 3000 de los mejores soldados de Kolchak estaban culo pa’arriba, en el piso. El avance de los rojos trajo, no podía ser de otra manera, el nacimiento de una interna entre los comandantes del soviet, Vatsetis, bancado por Trotsky, era un jefe de la guardia letona, las únicas tropas con que contaba el soviet en 1917, y su estrategia era correr a los blancos hasta los Urales y atacar a los blancos del sur, sin embargo el que terminó conduciendo a los rojos y siguiendo la campaña hasta Omsk fue un tal Kamenev, no confundir con el dirigente político.

La caída de Omsk.
El 1° de julio el 2° y 3er ejército rojo capturaron Perm. El ejército de Gaida que era la “gran esperanza blanca” retrocedió desde Perm hasta Ekaterimburg, que cayó el 15 de julio, casi sin pelear. En julio el ejército del soviet llegó hasta Cheliabinsk y los blancos decidieron dar batalla ahí porque se trata de un cruce estratégico, para ese entonces tanto Gaida como Khanzhin como Lebedeb habían sido desplazados y mandaba a los blancos un tal Diterikhs, la maniobra fue pensada por un oficial joven llamado Sakharov, era una maniobra para dejar cercado a los rojos y hacerse fuerte en los Urales. El objetivo era conseguir una victoria brillante para que los aliados reconocieran a Kolchak. Pero pasaron dos cosas, aparecieron obreros locales que pelearon para Sovdepia y los nuevos soldados blancos entraron en pánico y huyeron. Se acercaba el fin de Kolchak y de los blancos. En uno de los grandes ríos de Siberia el Tobol, para septiembre, los blancos contraatacaron, usaron caballería cosaca, hicieron retroceder a los rojos 150 Km. pero, en el momento decisivo, los blancos fallaron en su intento de cercar al 5to ejército. En ese momento aparecieron más 40 mil soldados rojos, recién reclutados en los Urales. Para fines de octubre estaban a 200 Km. de Omsk, la capital de Kolchak. Para el otoño los cosacos que operaban en el frente sur fueron derrotados, terminaron escapando a China, o se refugiaron en los territorios detrás del lago Baikal que controlaba señor de la guerra Semenov o fueron tomados prisioneros. Para ese momento Kolchak prometía asamblea constituyente, gobiernos locales y cualquier otra estupidez que se les ocurriera a los ideólogos del imperialismo. Ya van para 100 años y todavía no sabemos si el gobierno del almirante fue reconocido por los aliados o no. Cuando los rojos, ya en noviembre, aparecieron cerca de Omsk la decisión de Kolchak fue retirarse y defenderse más hacia el este, pero apareció un general, otra vez Sakharov, que prometió que defendería la ciudad. Resultó que uno de los ejércitos ya se había retirado, otros cuerpos se negaron a luchar y el río, que servía de barrera contra los rojos, se congeló. Una división roja que estaba diezmada avanzó 90 Km. en un solo día y tomó Omsk por sorpresa, los soldados campesinos de Sovdepia hicieron prisioneros a más de 30 mil soldados blancos. Era el 15 de noviembre de 1919. Los oficiales, los comerciantes, los banqueros, los propietarios de los boliches y las putas huyeron en pánico. Los cosacos que se retiraban habían perdido todo menos el vodka y arrasaban las aldeas que encontraban a su paso.

Irkutsk.
Aun antes de eso los aliados se habían dado cuenta de que al dictador le quedaba poco, para septiembre los ingleses habían retirado sus brigadas, los otros estaban detrás del lago Baikal bien lejos de Omsk y de los rojos, en particular la negativa de los checos a intervenir lo ponía mal a Kolchak. La guerra mundial había terminado, eran un país independiente y además los checos se estaban llevando los trenes llenos de guita de Rusia. La capital de la legión checa estaba en Irkutsk, el gobernador de la zona era un SR de derecha, en noviembre se reunió una conferencia de las intendencias, se formó, más o menos clandestinamente el “Centro Político”. Los bolcheviques habían sido poco menos que exterminados durante el 1er año de Kolchak pero ahora habían regresado. En la zona de Irkutsk también pululaban los guerrilleros, mal entrenados y organizados pero eran cada vez más. Las fuerzas enviadas a controlarlos cada vez tomaban represalias más terribles y cada vez tenían menos éxito. Los checos eran especialmente agresivos, tenían mucho que perder. Alrededor de 300 trenes escaparon de Omsk rumbo al este, de ellos solamente 70 llegaron a Irkutsk, Kolchak iba en un convoy de 7 trenes, uno de ellos, de 29 vagones, llevaba, nada menos, el oro del Zar que los blancos se habían afanado de Kazan en agosto del 18. Los tipos del Centro Político fueron invitados a unirse al gobierno de Kolchak cosa que no aceptaron ni en pedo, y eso que corre el vodka en esta historia.
Hemos llegado a diciembre el tifus, la congelación, el tiempo fresquito de Siberia, el 5to ejército rojo y los guerrilleros están destrozando lo que queda de Kolchaquia. El primer ministro Pepeliaev y su hermano general se pelean con Sakharov y lo detienen. Los trenes de los checos tienen prioridad absoluta, están llegando a Vladivostok con sus minitas y todo lo que pudieron afanarse de Rusia, y los de Kolchak o lo que sea van quedando atrás. Kolchak esta frenado en Krasnoyarsk, envía telegramas furiosos que nadie lee. El día 17 de diciembre Kolchak abandonó Krasnoyarsk, al día siguiente los guerrilleros tomaron la ciudad. Semenov era el principal “señor de la guerra” al oriente del lago Baikal, en otros post nos vamos a ocupar de él. Durante toda la dictadura de Kolchak las relaciones con Semenov habían sido malas pero ahora se habían reconciliado, este último fue nombrado comandante en jefe, es el 23 de diciembre 1919. Lo primero que hizo Semenov fue amenazar a los checos, estos terminaron de apoyar el alzamiento del Centro Político en Irkutsk, aunque los rojos negaron toda responsabilidad. El gabinete de Kolchak permanecía en un hotel de Irkutsk, mientras los aliados le prohibían a Kolchak atacar a los rebeldes, el 28 Irkutsk se quedó sin luz, el 29 los rebeldes siguieron avanzando. El 31 avanzaron tropas de Semenov en 3 trenes blindados, partisanos que habían aparecido por todos lados volaron uno de los trenes y la ofensiva se detuvo. Es probable que fueran los japoneses que apoyaban al jefe cosaco Semenov que no querían problemas con el resto de los aliados. El día 4 de enero de 1920 Kochak renunció, en realidad no me ocurre como se desenvuelve un dictador cuando renuncia a una dictadura que, supuestamente, el mismo proclamó. El día 5 el Centro Político se hizo cargo de lo que quedaba de “Kolchaquia” y declaró que “todas las libertades quedaban restauradas”.

El final.
Confiado en la protección de los aliados Kolchak desbandó su custodia, un general, un poquitin más sabio que otros, le sugirió que se sacase las insignias y le pidiera a los checos un lugar en el tren, otros oficiales kolchaquistas partieron hacía Mongolia que quedaba unos 400 Km. hacia el sur. Pero no se pongan tristes por el pobre almirante, le dieron un vagón y su amante se quedó con él. El vagón del ex dictador tenía banderas americanas, japonesas, francesas, británicas y checas. Por donde pasaba, los monos, como le dicen a la claque en la radio roquera, le gritaban de todo menos lindo. Kolchak se hallaba en los alrededores de Irkutsk y el Centro Político lo detuvo, junto a su fiel primer ministro Pepeliaev y su amante. En ese momento se supo que rehenes capturados por Semenov habían sido ejecutados. El responsable era un tal Sipelov, del cual vamos a hablar cuando nos ocupemos de los Señores de la Guerra, un jefe de “seguridad” de Semenov. Para hacerla corta, los checos decidieron entregar a Kolchak para calmar a los rusos y a Janin, jefe de los aliados en Siberia, le pareció bien. El 21 de enero de 1920 Kolchak fue interrogado por una “comisión extraordinaria” compuesta por un menchevique, un bolchevique y dos SR. Para ese entonces el poder había caído, por decantación, en manos de los bolcheviques. A pesar de todo los blancos conservaban tropas en la región al mando de Kappel. Los checos seguían el mismo juego de siempre, mientras sostenían tratativas con el soviet apoyaban a los blancos. Kolchak seguía prisionero en Irkutsk, el centro político no quería interrogarlo pero la postura de los bolcheviques se impuso. Para el 2 de febrero los blancos, ayudados por los checos, habían vencido la resistencia de los rojos en la zona y se acercaban a la ciudad. El día 4 el Centro Político decidió ejecutar al ex dictador. En sus últimos momentos el ex dictador se negó a avalar denuncias contra sus compañeros de fechorías, en algunos libros esto es visto como una “muestra de dignidad”, también puede ser que Kolchak podía traicionar a su país pero no a sus amigotes.
Kolchak fue fusilado junto a su primer ministro, el 7 de febrero de 1920,
para evitar santuarios y peregrinaciones el cuerpo fue depositado en un río congelado. Así terminó el hombre, en la panza de las eventuales pirañas de Siberia. Por otra parte el único boludo de los líderes importantes blancos que perdió fue este Kolchak, el resto se fue, a llorar la patria perdida y a ahogar sus penas en Champán, a Paris.


En el próximo capítulo, como si esto fuera poco, llega la anarquía a la revolución


1.Con el Zar estábamos de fiesta, estábamos.
2.Los 4 zurditos de siempre.
3.El ascenso revolucionario.
4.La revolución en el descenso.
5.El país oscuro.
6.El retorno.
7.La guerra es el mejor negocio, 1914.
8.La retirada interminable
1917
9.La revolución de febrero
10.Lo que dejó la revolución de febrero.
11.Lenin, el mismo, en Rusia.
12.La renuncia del ministro liberal
13.La gran ofensiva desastrosa
14.Semi insurrección semi bolchevique
15.El golpe de estado
16.Infiltración bolchevique
17.El Comité Militar Revolucionario contraataca
18.Del palacio de invierno al congreso de los soviets
19.El 25 de octubre
20.El nuevo gobierno
21.La batalla de Moscú
22.La despedida de Kerenski y la derecha SR
23.El poder a los soviets
24.La elección de la constituyente
1918
25.El fin de la constituyente
26.Se proclama la República Socialista
27.La paz infame
28.Contra en el sur round 1
29.Ucrania, Finlandia y el Caúcaso.
30.Cosacos al ataque
31.Los Checos, los SR y Samara
32.Sovdepia!
33.El denso verano de 1918
34.El Terror Rojo ¡Uy! ¡qué miedo!
35.Interludio Alemán.
36. El golpe de Kolchak.
La historia de siempre, la revolución.

3 comentarios:

  1. Le reitero, no me lo deje afuera a https://es.wikipedia.org/wiki/Roman_Ungern_von_Sternberg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo nos vamos a perder esa? Despreocúpese que después de los anarquistas es el turno de los "señores de la guerra" de Siberia.

      Eliminar

Piensa mal y acertarás