cris

cris
Con Cristina.

viernes, 24 de enero de 2014

Próceres de la patria, hoy: Luís Barrionuevo del Partido de la Honestidad y el Trabajo (PARHOTRA).

Es así, los grandes vienen de abajo, Luisito, permítame la confianza troesma, fue monaguillo, cadete, colchonero, rey de bastos y siempre caradura. Menos gastronómico fue de todo, menos laburar cualquier cosa, Luisito viejo nomás.

Del pasado remoto en Catamarca de este sindicalista ejemplar poco sabemos, sabemos que en la década del 70 vivía en un garaje y revendía cajones de verdura, un par de amigos, ni siquiera se le ocurrió a él, le propusieron inventarse un sindicato. Si en la pampa tremebunda todo está por inventarse ¿Por qué no un sindicato? ¿Por qué no inventarle un sindicato a los gastronómicos de San Martín y pasar por los bares y cafés y cobrarle a los dueños que, después de todo, siempre están en orsay? Los recibos de sueldo que Barrionuevo usó para fundar su organización son falsos. ¡Jejeje! ¿A vivo le vas a ganar a Luisito, vos? ¿Sabes todo lo que te falta?

El infame sello de goma de San Martín creció y creció. Parece que ahí conoció a Casildo Herreras aquel famoso “sindicalista” del pueblo que “se borró” cuando la echaron a la chavela. Un valiente. Casildo lo tenía de chofer, de chofer de una 45.

¿Luisito era de la triple A? La denuncia está, sería interesante preguntárselo, por otra parte ¿Por qué no? En San Martín el enfrentamiento entre los dirigentes sindicales y los Montos fue muy fuerte, si hay algo a lo que la ideología de Luisito es afín es a la triple A.

Luisito llegó a secretario de los gastronómicos de San Martín pero, nunca falta un caretón, le intervinieron el distrito y Luisito no se amilanó y tomó la sede nacional, así por las malas, al estilo Lorenzo Miguel. En el 79 los milicos, que no podían menos que enamorarse de este militante del pueblo, lo pusieron al frente del gremio. Cualquier otro hubiera dicho: “¡ya está, seguí afanando en el sindicato y que no te vea nadie!” pero no, Luisito fue candidato en el 83 junto con Herminio y Triaca ¿Te acordas? ¡Qué tiempos aquellos! Ahí si que había transparencia.

Los radicales, ellos también, lo quisieron echar pero, en vez de eso, Luisito terminó de gran amigo y aliado y socio y lo que quieran con el Coty Nosiglia. Al Coty si que no lo vimos más ¿Dónde estará operando? ¿Se viene la alianza radical-Coty-Massa-Barrionuevo-Moyano-Macri-Binner-Pino? ¿De verás?

Luisito no es ningún gil, Luisito sabe para donde va el viento, le bancó la campaña a Charlie el innombrable, y se le atribuyen tanto D*alde como el pacto de Olivos. Parece que, posta, el cabezón es invento de Barrionuevo.

Luisito fue uno de los que armaron la plaza del si cuando los ancestros de los actuales caceroleros coparon, Neudstadt mediante, la plaza de mayo. Luisito es como el rey sin corona de este ispa.

El mufa riojano, hacía falta alguien honesto, lo puso al frente de las Obras Sociales que se convirtieron rápidamente en un modelo para el mundo entero. Había que dejar de robar por dos años, los dos años pasaron pronto. Y Barrionuevo, el compañero, sigue tan pobre como siempre en 1990 declaró que poseía un FIAT Regatta, las propiedades, mansiones, terrenos y hasta caballos de carrera son de los amigos que se los prestan. Porque esos son amigos y no boludeces. Y, eso si, a los amigos de Luisito no me los toca nadie.

Con Delarua, con D*alde y, ahora, con Moyano, Luisito siempre está del lado del pueblo, el instinto no lo traiciona nunca, no por nada estuvo con la organización que salvo a la patria del marsismo la triple Juventud Sindical. Aunque no todo en la vida de Luisito es tan fácil, está casado con “mano de piedra” Camaño ¡ay! Luisito no te pedíamos tanto.

Aparentemente el siglo XXI no le fue tan favorable, quiso ser gobernador de Catamarca y lo bocharon por no vivir en la provincia y ahí aprovechó para armar quilombo y quemar urnas, supongo que habrá usado a la barra brava de Chacarita. El título de ese artículo podría ser “De la triple A a funebrero”.

Uno pensaría que, después de la quema de urnas y de la tentativa de sacarlo a la mierda del senado, que se frustró pese que la Shegua, siempre contra el pueblo, lo quería sacar a la mierda, Luisito se dejaría de joder que más no sea… ¡por dos años! Pero no, Barrionuevo es bien macho, casi más macho que Camaño, y, de repente, resultó que era dueño, ¡el Coty también!, del PAMI. Las cositas raras del PAMI eran de poca importancia: apenas mil millones de dólares anuales.

Con un administrador fiel e impecable como Barrionuevo las obras sociales quedaron hechas una pinturita pero, elevar las obras sociales a alturas impensables, no era suficiente para Luís también había que “poner en valor”, como dicen los carteles de Macri, al PAMI.

Por otra parte buscando descubrí que Moyano y Barrionuevo ya eran aliados en el 2004 y con Redrado desde antes. La honestidad, que es lo único que importa, al poder.

Les cuento algo más, Ocaña, si la querida hormiguita viajera, quiso escupirle, un poco tampoco vayan a creer que esto iba muy en serio, el asado a Luisito en el PAMI y el partido de Lilita, de aquel entonces, la echó. Lilita y Luisito entonces.

Como no podía ser de otra manera cuando la muchachada “del campo” hizo su gran acto en Palermo, o donde carajo haya sido, Luisito dijo presente, es porque los garcas de la soja dejan propinas abundantes en los bares.

Mientras gobernaron los liberales a Luisito le fue bien no solo con changas como las obras sociales o el PAMI sino que supo alinearse con el Turco Puto, con D*alde y hasta con Moyano, cuando Moyano era Moyano por supuesto pero, como siempre, algo le empezó a fallar, a Luisito lo perdieron los Kerner, se nos talibanizó, o mejor, se nos carriotizó y aparecieron, en vez del cinismo mersa que tanto nos recreaba, las profecías melodramáticas y el discurso del crepúsculo de los dioses a que nos tienen acostumbrados los loquitos de la política argentina.

En la elección del 2011, ¡Atrás de D*alde!, le tocó compartir cartel con tipos como Toma, Amadeo y Redrado todos viudas de Charlie, el majestuoso.

Para el final dejamos el paro del 20 de noviembre del 2012 donde unieron sus fuerzas, con Luisito, Moyano, Micheli, el PO, el Momo y un par más. Lo que nos da la razón cuando afirmamos, taxativamente, que Barrionuevo es el Lula argentino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piensa mal y acertarás