cris

cris
Con Cristina.

domingo, 19 de abril de 2015

Los Checos abril-octubre 1918. Revolución Rusa 31.

Sobre el socialismo anticomunista.


Los checos.

Los checos habían vivido en Rusia desde siempre, eran un grupo de comerciantes de clase media, como si dijéramos los chinos de BA. En la guerra mundial los checos de Rusia se volvieron nacionalistas y se alistaron para pelear contra los alemanes y austrohúngaros. A su vez estos habían usado soldados checos que o bien se habían dejado tomar prisioneros o habían desertado de los ejércitos de los países centrales. Para 1917 los aliados estaban a punto de reconocer una república de los checos con Masaryk al frente. Tenían ya en agosto de 1917 un ejército considerable, participaron en la lucha contra el golpe de estado de Kornilov. Tenían un par de altos oficiales rusos en su dirección, un tal Kappel, y eran alrededor de 30000, una fuerza tremenda en Rusia en 1918. Siendo una "legión extranjera" retuvieron su unidad y su cadena de mando, los checos son eficientes, roban, matan, hacen lo que tengan que hacer pero mantienen a sus tropas en pie. En la revolución de octubre Masaryk se proclama neutral. A principios de marzo se pone de acuerdo con los bolcheviques en mandar a la legión checa a Vladivostock que es en el otro lado del mundo, cerca de Alaska y de ahí seguir viaje a Europa y hacerles la guerra a los alemanes. En principio los checos marchan como "ciudadanos privados" y llevan armas solo para "defenderse de la contrarrevolución". A medida que los checos se adentraban en Rusia crecía la desconfianza, los checos tomaban todas las armas que podían y los soviets en el camino intentaban impedirlo, los checos eran, ya lo dijimos, de clase media y nacionalistas la prédica bolchevique era por completo inútil. A fines de marzo Stalin pedía que desarmen a los checos.

El 14 de mayo en Chelyabinsk, bien lejos del centro de Rusia, los checos se encontraron con un grupo de voluntarios húngaros, hubo gresca, el soviet metió en cana a unos checos que se rebelaron estos tomaron el pueblo y liberaron a los detenidos. En el mismo Chelyabinsk hubo un congreso de checos entre el 18-25 de mayo. Por orden del propio Trotsky se ordenó desarmar a los checos y fusilar a los que se negasen. Lo que no hizo Trotsky fue enviar refuerzos a los soviets para cumplir la órden. El día 25 los checos desarmaron un tren del ejército rojo, para el día 31 las ciudades en la región del Volga habían sido tomadas por los checos, durante junio dominaban el ferrocarril hasta Vladivostock. Uno de los líderes de los checos, Gajda, se puso en contacto con la contrarrevolución, estos establecieron un gobierno blanco en Omsk.

Los SR.

Los bolcheviques eran débiles en Samara, los anarquistas, los maximalistas y la izquierda SR dominaban el soviet provincial, hubo tiros entre el soviet provincial y el de la ciudad, los refugiados que escapaban de la Rusia central hablaban pestes de los bolcheviques, en el campo los terratenientes poseían tierra e influencia. Cuando los SR intentaban pasar a la acción, notaban que el ánimo revoltoso del año 17 había pasado, los obreros no querían combatir contra los bolches e incluso oficiales del ejército estaban dudosos. Los SR fueron y convencieron a los checos de intervenir en Samara. En la ciudad los SR, asociados a organizaciones de oficiales, liberaron a 500 prisioneros de la cárcel, una reunión masiva de obreros del ferrocarril afirmó su neutralidad, la noche del 7 junio los checos entraron sin encontrar resistencia. En pocas horas los checos detuvieron a los bolcheviques, hicieron andar los servicios de la ciudad y la gente como uno salió a la calle en un clima festivo. Uno de los SR advirtió que pese a la gran alegría no había mucha gente ahí, eran poquitos. En seguida los SR decidieron que la ciudad sería gobernada por los representantes de la Asamblea Constituyente y que se debía ampliar la representación llamando a mencheviques y liberales, los mencheviques no estaban interesados porque esperaban que el régimen bolchevique cayera por si mismo, mientras que los liberales dijeron que si los checos se iban les iba a venir la noche. Los checos a pedido de, como no, la legación francesa decidió permanecer hasta que el nuevo gobierno pudiera defenderse por si mismo. Es lo mismo que vienen diciendo en Afganistán desde hace 10 años. El 8 de junio Samara quedó al mando de los SR que dijeron representar a la Asamblea Constituyente en su totalidad. Los SR ordenaron restituir la "libertad de prensa", disolvieron el soviet pero permitieron votar uno nuevo aunque sin atribuciones gubernamentales y, sobre todo, convocaron a los campesinos para formar un cuerpo armado. De los líderes militares SR pronto no quedó ninguno y el mando quedó en un tal Galkin un militar blanco, el cuartel general se convirtió en un centro de los círculos zaristas. El día 20 la legación francesa ordenó a los checos permanecer en Rusia y aportar a una próxima intervención militar de los aliados. El día 7 de julio la ciudad de Ufa fue tomada por los checos después de ser entregada por un oficial de los rojos que era SR. Para el 10 de julio Muraiev el comandante, fue el que defendió Petrogrado contra Kerenski y sus cosacos, defeccionó y decidió unirse a los checos contra los alemanes, terminó fusilado pero el día 22 un militar ruso, Kappel, tomó la ciudad de Simbirsk. Los rojos carecían de suministros de comida y de armas. El 7 de agosto y prácticamente por su cuenta, era considerada indefendible, un cuerpo de checos y de Samara tomó la ciudad de Kazan. De alguna manera la toma de Kazan marca el punto culminante de la guerra en el volga en 1918, en el sur se empieza a oír hablar de un mítico comandante rojo llamado Chapaev. En Izhevsk tuvo lugar un levantamiento obrero a favor de los SR. El gobierno de Samara controlaba un país de cerca de 14 millones de habitantes.

La gran aventura de Ivan Maisky
.
Maisky había participado de un congreso menchevique, estaban los ya conocidos Martov y Dan, en la primavera del 18. Los mencheviques odiaban a los bolcheviques pero también odiaban a los blancos. Los ferroviarios, los menches tenían muchos simpatizantes, pedían instrucciones sobre que hacer con el conflicto entre bolches y checos, Martov dijo que la neutralidad de los ferroviarios debía ser amigable con los checos y hostil con los bolcheviques. Después de discutir Maisky partió por su cuenta a buscar a los SR de Samara. Dejó Moscú el día 31 de julio. Todavía estaba en Kazan tratando de escapar de la CHEKA cuando la ciudad cayó en manos de los SR, con disgusto, así dice él, vio como la seguridad de los checoslovacos efectuaba ejecuciones masivas. Los mencheviques locales afirman haber protestado pero parece que la furia de los checos era imparable. Maisky embarcó para Samara en compañía de varios SR notables. Llegaron a Samara el día 10 de agosto, las calles estaban llenas de gente feliz y bien vestida, el pan, a diferencia de la zona soviética, se vendía por dos mangos, la ciudad era una fiesta. Uno piensa en esos enfermos que están con un paso en la tumba y a los que se ve llenos de fuerza, bailando alegremente. Maisky fue llevado de recepción en recepción, había grandes discursos, mucho vodka y a los rusos les da por cantar a coro. Después de esa noche feliz, ya muy de madrugada, a Maisky lo despiertan, le ofrecen ser ministro del nuevo gobierno de los constituyentes. Para esa época ya habían llegado más de 100 de los antiguos miembros de la asamblea, eran como un gobierno paralelo, sin atribuciones claras que se metía en todos lados. En el campo militar, Galkin se las arreglaba para negarle toda información a su propio gobierno y colaboraba con el gobierno de Omsk que era netamente zarista.

Samara.

La constituyente de enero del 1918 había decidido una reforma agraria, pero nada eso se llevó a cabo, el 22 de julio se aprobó una ley que les dejaba la tierra a los terratenientes, más o menos como siempre. Los campesinos les devolvieron la gentileza desertando en masa de los reclutamientos del gobierno SR. Aun así en la ciudad consiguieron 8 mil voluntarios. El gobierno de Samara intentó ganarse la buena voluntad de los obreros, mantuvo las leyes laborales de los bolcheviques, prohibió las detenciones arbitrarias, mantuvo en sus cargos a los mismos capataces. Pero por supuesto había que "retornar a los mercados", o al mercadito para el caso. El día 12 de junio los bancos fueron desnacionalizados, el 14 se abrió la discusión sobre la devolución a sus legítimos propietarios, claro, de las empresas expropiadas, el 24 de julio se reafirma el poder de los empleadores sobre los asalariados. Los tipos de la burguesía pronto se decepcionaron con el gobierno SR de Samara, no les gustó que hubiera, aunque fueran modestos, recordatorios de la revolución, ahora se dedicarían a esperar a que cayera y que vinieran los blancos. Del mismo modo los oficiales del ejército zarista no se incorporaron a las tropas del SR sino que se desviaban a Omsk. Para agosto tuvieron, por supuesto, elecciones: la coalición SR-menchevique obtuvo el 15% de los votos y las 2/3 partes del padrón se negó a votar. El gobierno SR decidió salvar la economía a través de la impresión de billetes, los campesinos se negaron a vender el trigo y hubo que racionar el pan. Los soviets empezaron a aprobar mociones bolches como el rearme de los obreros, y los presos políticos eran alrededor de 4 mil. En el interior los campesinos se negaron a disolver sus soviets. No solamente eso, parece propaganda bolchevique pero lo saqué de libros derechistas, los demócratas de Samara enviaron expediciones de cosacos a castigar a los pueblitos donde se ocultaban los desertores. Los campesinos eran flagelados en público con el látigo, hubo aldeas incendiadas y tomas de rehenes, como en los buenos tiempos. Pero 1918 ya no son los buenos tiempos. Los soviets campesinos organizaron la resistencia, con fúsiles oxidados, con carretas, con palos y piedras. Los grupos guerrilleros eran amigos, pariente y vecinos, en Kurilovo un padre combatía junto con sus 6 hijos.

Adiós a Samara.

Muchas de las movidas, como la toma de Kazan y otras por el estilo, estaban pensadas para una rápida intervención de los aliados, después vamos a ver en que quedó la intervención en 1918. Al no producirse, los checos empezaron a perder el ánimo, es posible, no lo leí en ningún lado, que la fuerte tendencia a colaborar con los alemanes, de los gobiernos de la "zona libre", haya terminado por desmoralizarlos. Con la creciente retirada de los checos la suerte de Samara y de toda la región estaba echada. El 10 de septiembre los rojos recuperaron Kazan. El gobierno de Omsk se negó a asistir a sus colegas de Samara, la cosa escaló hasta que Omsk y Samara se bloquearon mutuamente. En septiembre, para la caída de Kazan, se reunió en Ufa una conferencia donde estaban todos los "gobiernos" que se habían creado ante la derrota de los bolcheviques. Se creo un gobierno de "directorio" de 5 que debía entregar el gobierno el día 1° de enero de 1919 en cuanto se hubieran reunido 250 delegados de la asamblea constituyente derogada por los rojos en enero de 1918. En el directorio había 2 SR de Samara, dos liberales y un general que era de los SR pero no se parecía en nada a un verdadero gobierno, carecía de financiación y de funcionarios comprometidos, al punto que gobernaba desde los camarotes de un tren estacionado cerca de Omsk. El primer ministro era Aksentiev, un payasito del estilo Kerenski. Para ese entonces 3000 soldados del regimiento de Samara habían desertado, el soviet fue disuelto y se creo una comisión especial para perseguir a los agitadores bolches. Se hizo una llamada especial a los voluntarios. Un rumor afirmaba que Trotsky había otorgado 3 días de saqueo judeo-bolchevique a los rojos que tomaran la ciudad. El 3 de octubre el telégrafo a Ufa quedó interrumpido. El 4 empezó la evacuación, hubo caos en el tren y todos tuvieron que pelear por sus lugares. Nuestro amigo Ivan Maiski anduvo paseándose por una ciudad abandonada, en el edificio de gobierno se estaban emborrachando, los checos preguntaban donde estaba el ejército de Samara, a la noche tarde partió, todavía, un último tren. Pocas horas después llegaron los rojos.


1.Con el Zar estábamos de fiesta, estábamos.
2.Los 4 zurditos de siempre.
3.El ascenso revolucionario.
4.La revolución en el descenso.
5.El país oscuro.
6.El retorno.
7.La guerra es el mejor negocio, 1914.
8.La retirada interminable
9.La revolución de febrero
10.Lo que dejó la revolución de febrero.
11.Lenin, el mismo, en Rusia.
12.La renuncia del ministro liberal
13.La gran ofensiva desastrosa
14.Semi insurrección semi bolchevique
15.El golpe de estado
16.Infiltración bolchevique
17.El Comité Militar Revolucionario contraataca
18.Del palacio de invierno al congreso de los soviets
19.El 25 de octubre
20.El nuevo gobierno
21.La batalla de Moscú
22.La despedida de Kerenski y la derecha SR
23.El poder a los soviets
24.La elección de la constituyente
25.El fin de la constituyente
26.Se proclama la República Socialista
27.La paz infame
28.Contra en el sur round 1
29.Ucrania, Finlandia y el Caúcaso.
30.Cosacos al ataque

Para probar que a la clase media la forrean hasta que la matan.

El de la foto es Lagomarsino... cool! ¿eh?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piensa mal y acertarás